09 de diciembre de 2020
09.12.2020
La Opinión de Málaga
Alemania

Merkel se emociona al alertar sobre los riesgos de contagio en Navidad

La canciller aludió a los abuelos para sensibilizar a los alemanes y se dirigió a los afectados por las restricciones: "Lo siento, de corazón"

09.12.2020 | 19:37
Angela Merkel, emocionada en el Bundestag.

La canciller alemana, Angela Merkel, se despojó de su habitual sangre fría ante el Parlamento (Bundestag) y pasó de las cifras de muertos por la pandemia a aludir al destino del abuelo, como víctima fatal de los contactos navideños.

"Si ahora tenemos demasiados contactos y luego resulta que ésta fue la última Navidad con los abuelos será que tal vez algo hicimos mal", afirmó la líder alemana durante el debate sobre los presupuestos del Estado, con la voz entrecortada y tras suplicar "prudencia" ante una pandemia que no da tregua.

"Lo siento, de corazón, por todos aquellos que sufren la dureza de la situación", añadió, sobre la decisión adoptada la semana pasada entre su Gobierno y los poderes regionales para prolongar las restricciones vigentes hasta el 10 de enero.

Ello implicará mantener cerrada la gastronomía, el ocio nocturno, la totalidad de la vida cultural y las actividades deportivas en espacios cerrados. "Es duro", admitió. "Pero 590 muertos en un día no es una cifra aceptable", sentenció.

El debate del Bundestag se producía en el día en que se reportó otra máxima de víctimas mortales en el país -los mencionados 590-.

"Si la ciencia nos está rogando que antes de ver a la abuela o el abuelo o a otras personas mayores, reduzcamos durante una semana los contactos, deberíamos encontrar la vía de hacerlo posible", añadió. Trasladó así las recomendaciones de la mayoría de expertos y virólogos de referencia del país, que coinciden en la necesidad de endurecer las restricciones y limitar los contactos.

"Decidí estudiar Ciencias Físicas porque estaba muy segura de que se pueden desactivar muchas cosas. Pero no se puede dejar sin efecto la ley de la gravedad, la velocidad de la luz y otros hechos", dijo, en alusión a la carrera que cursó, en tiempos de la Alemania comunista, antes de entrar en política.

Merkel lanzó esta advertencia en dirección a las protestas contra las restricciones por la pandemia y en especial hacia el sector de negacionistas de la Covid-19, cuya voz en el Bundestag es la ultraderechista Alternativa para Alemania (AfD), tercera fuerza a escala nacional y líder de la oposición.

Ya en tono menos apasionado, Merkel había advertido de que las vacunas que se puedan poner en los tres primeros meses de 2021 -es decir, en la primera fase de vacunación- no serán suficientes para suponer un "cambio significativo" a nivel epidémico.

Sí subrayó, no obstante, que si se puede empezar a vacunar a los grupos vulnerables y al personal sanitario a partir de primeros de año "se habrá ganado mucho". Recordó a continuación que Alemania se encuentra en la "fase decisiva" de la pandemia, una segunda ola "mucho más exigente que la primera", y que la experiencia histórica advierte de que las segundas pueden ser "muy dolorosas".

Los 590 muertos con o por Covid-19 verificados este miércoles por el Instituto Robert Koch (RKI), centro epidemiológico de referencia en el país, suponen un incremento de 100 fallecidos sobre la anterior marca diaria, registrada la semana pasada.

El número de nuevos contagios fue de 20.815, por debajo del pico de 23.648 del pasado 20 de noviembre. La curva de las nuevas infecciones parece haberse desacelerado, pero no la de las víctimas mortales, como vienen alertando la canciller y el RKI.

Desde el principio de la pandemia se han verificado en Alemania 1.218.524 casos, con un total de 19.932 víctimas mortales. La incidencia media acumulada en los últimos siete días se sitúa en las 149,1 nuevas infecciones por cada 100.000 habitantes.

Según los criterios del RKI, a partir de 50 contagios semanales se entra en la calificación de zona de riesgo. Nada indica que se pueda regresar próximamente a ese nivel.

La canciller lleva semanas lanzando mensajes a sus conciudadanos por diversos canales -intervenciones parlamentarias, ruedas de prensa tras cada reunión con los poderes regionales o sus vídeomensajes semanales-.
En su opinión, hay que endurecer las restricciones en lugar de plantearse suavizarlas entre el 20 de diciembre y principios de enero para favorecer los encuentros familiares.

La implementación de esas medidas no depende de su Gobierno, sino de cada uno de los 'lander'. Los de mayor incidencia, como Baviera -con un 170 casos semanales por 100.000 habitantes- han empezado a encaminarse hacia un cierre más duro de la vida pública y económica.

La próxima reunión entre Merkel y los líderes regionales estaba programada para el 4 de enero. Pero la inclemencia de una curva que no se deja dominar por restricciones más o menos llevaderas hace pensar en que habrá una nueva cita, antes de la pausa navideña.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook