16 de diciembre de 2020
16.12.2020
La Opinión de Málaga
Tribunales

EEUU presentará cargos contra un sospechoso de la bomba de Lockerbie en 1988

Abu Agila Mohammad Masud es además sospechoso de fabricar explosivos para al Gadafi

17.12.2020 | 01:42
Familiares de las víctimas se abrazan ante el memorial de Lockerbie durante un acto de homenaje.

Fiscales de Estados Unidos desvelarán en los próximos días cargos contra un sospechoso de haber sido uno de los principales fabricantes de explosivos para el antiguo líder de Libia, Muamar al Gadafi, y que montó la bomba que explotó en el vuelo de Pan Am de Lockerbie, Escocia, en 1988, lo que supone un nuevo capítulo en una de las investigaciones terroristas más longevas del mundo.

Según el Wall Street Journal, altos funcionarios del Gobierno de EEUU, que no identificó, revelaron que el Departamento de Justicia desclasificará una demanda penal contra Abu Agila Mohammad Masud, actualmente en custodia de las autoridades libias, para pedir su extradición para que responda ante cargos presentados por una corte federal estadounidense.

El atentado terrorista de Lockerbie, perpetrado justo antes de las Navidades de 1988, mató a 270 personas, entre ellas 190 estadounidenses, muchos de los cuales volvían a sus hogares desde Europa para celebrar las festividades. De estos 190, 35 eran estudiantes de la universidad de Syracuse en Nueva York.

La demanda penal, que podría conocerse a pocos días de cumplirse el 32 aniversario del suceso el próximo lunes, puede desembocar en el primer juicio estadounidense relacionado con el caso, que llevó a EEUU a etiquetar a Libia como un promotor de terrorismo y a forzar al Gobierno libio a pagar en 2003 más de 1.000 millones de dólares para compensar a las familias de las víctimas.

El caso, presentado por abogados de la Fiscalía de Washington, se basa principalmente en una confesión que hizo Masud a las autoridades libias en 2012, que fue entregada a las autoridades de Escocia en 2017, así como registros de viajes e inmigración del supuesto terrorista, apuntaron las autoridades estadounidenses.

Ni representantes del gobierno libio ni del escocés quisieron responder a preguntas del Wall Street Journal, subrayó el diario.

Solo un hombre, Abdel Baset al Megrahi, fue condenado por jueces escoceses por su papel en el ataque, lo que llevó a muchos de los familiares de las víctimas a afirmar que no se había hecho justicia.

Megrahi fue liberado ocho años después de ser condenado en 2001 por motivos humanitarios, y falleció en 2012, pero su familia ha apelado el veredicto, decidido por un panel especial de jueces. Además, importantes juristas escoceses y familiares de las víctimas han cuestionado las pruebas que se presentaron y el procedimiento usado en el juicio, que se celebró en Holanda con el objetivo de que fuera lo más neutral posible.

El caso del atentado de Lockerbie tiene especial significado para el Fiscal General de EE.UU. William Barr, que anunció cargos contra Megrahi y otro oficial libio en su primera rueda de prensa importante como fiscal general adjunto en 1991.

Se espera que presente este nuevo caso contra Masud en los próximos días, en lo que será uno de sus últimos actos oficiales antes de retirarse de su cargo a finales de la semana que viene.

Según las autoridades estadounidenses, Masud, que se enfrenta a cargos de destrucción de una aeronave resultando en la muerte de personas, viajó a Malta justo antes del atentado, construyó la bomba ahí y llenó la maleta con ropa antes de que fuera colocada en el vuelo Pan Am 103.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook