20 de diciembre de 2020
20.12.2020
La Opinión de Málaga
Crisis del coronavirus

EEUU pacta un nuevo rescate contra el virus por valor de 900.000 millones de dólares

Demócratas y republicanos llegan al consenso tras varias negociaciones fallidas y al límite

21.12.2020 | 04:08
El líder de la mayoría republicana, Mitch McConnell, a su llegada al Congreso.

El Congreso de Estados Unidos, tras varios meses de negociaciones fallidas y poco antes de que se cumpliera el plazo, ha alcanzado este domingo un acuerdo para lanzar un paquete de ayuda económica contra el coronavirus valorado en casi 900.000 millones de dólares (más de 735.000 millones de euros).

El acuerdo incluye ayudas económicas de hasta 600 dólares (490 euros) en función de los ingresos del destinatario, y bono por desempleo de hasta 300 dólares (245 euros) por semana, así como una partida de 284.000 millones de dólares (232.000 millones de euros) para que las empresas y negocios afectados por la crisis de la pandemia puedan hacer frente a los alquileres y a la nómina de sus trabajadores.

A su vez, se han destinado 82.000 millones de dólares (unos 67.000 millones de euros) para los pagos de universidades y escuelas, además de otros 25.000 millones de dólares (cerca de 20.500 millones de euros) para el pago de alquileres e hipotecas, y otros fondos para la distribución de las vacunas contra el coronavirus, detalla la cadena NBC.

"Hoy, hemos llegado a un acuerdo con los republicanos y con la Casa Blanca para lanzar un paquete de emergencia contra el coronavirus, con el que se entrega de manera urgente fondos para salvar las vidas y los medios de subsistencia del pueblo estadounidense", han celebrado en un comunicado conjunto la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi y el líder de la minoría del Senado, Chuck Schumer.


 


"Por fin tenemos el acuerdo bipartidista que el país ha necesitado. Espero que podamos hacer esto lo antes posible", ha dicho el líder de la mayoría republicana en el Senado, Mitch McConnell.

Biden aplaude el acuerdo

Por su parte, el presidente electo de Estados Unidos, Joe Biden, ha celebrado el acuerdo alcanzado este domingo por demócratas y republicanos, pero ha asegurado que al tratarse de una "sesión del pato cojo", expresión para referirse a que el Congreso volverá el próximo año a reunirse por el mismo asunto, el trabajo "está lejos de haber terminado".

" Este proyecto de ley proporciona un apoyo temporal fundamental para millones de estadounidenses que han perdido sus trabajos por causas ajenas a ellos", ha destacado Biden a través de un comunicado.

A su vez, ha subrayado también que se trata de "un salvavidas" para las pequeñas empresas "que luchan por mantenerse a flote" y "proporciona un pago inicial importante que se necesita en la adquisición y distribución de vacunas".

Biden también ha aprovechado la ocasión para recalcar que su administración estará lista para tomar nuevas medidas contra el coronavirus y ha vuelto a pedir a los estadounidenses que durante sus primeros cien días al frente de la Casa Blanca utilicen la mascarilla.

"En nuestros primeros cien días, les pediremos a todos los estadounidenses que lleven la mascarilla; tendremos un plan para administrar cien millones de vacunas en cien días y lograr que la mayoría de las escuelas reabran en los primeros", ha prometido.

Lo más polémico

Este paquete de ayuda económica, que deberán ser avaladas a principios de semana en la Cámara de Representantes, ha dejado finalmente fuera las peticiones republicanas de proteger económicamente al sector privado de posibles demandas relacionadas con su toma de decisiones durante la crisis de la pandemia.

No obstante, el acuerdo tampoco ha alcanzado a muchos gobiernos estatales y locales, quienes han lamentado la pérdida de casi 1.400 millones de dólares (1.150 millones de euros) a repartir entre sus sistemas educativos y de salud públicos.

Estos eran los dos puntos más polémicos del acuerdo, y los que habían provocado que el Congreso no hubiera dado pasos significativos desde que comenzó la crisis de la pandemia. A principios de semana, McConnell anunció que existía cierto consenso para que el debate de ambos se aplazara antes de las vacaciones, por lo que ambas cláusulas serán nuevamente revisadas a partir del próximo año.

Las negociaciones, se habían roto en varias ocasiones en los últimos meses en relación a varios de sus aspectos, como la cuantía de los cheques individuales por desempleo, lo que ponía en riesgo la estabilidad de millones de trabajadores, quienes perderían el 26 de diciembre las ayudas económicas de urgencia fijadas el pasado mes de marzo.
Compartir en Twitter
Compartir en Facebook