El Reino Unido ha registrado 1.243 muertes por COVID-19 en 24 horas, el número más alto de decesos en un solo día desde el récord de 1.325 computado el pasado 8 de enero, informó este martes el ministerio de Sanidad.

Según los últimos datos, la cantidad total de fallecimientos asciende ya a 83.203, aunque esa cifra solo tiene en cuenta a quienes murieron en un plazo de 28 días tras serles diagnosticada la enfermedad. Sin embargo, el número de decesos en los que la enfermedad se incluyó en el acta de defunción se eleva a a 89.243.

Mientras, los nuevos contagios siguen en cotas altas, con 45.533 en la última jornada, hasta 3,16 millones.

Hay actualmente 35.075 personas hospitalizadas -4.240 en las últimas 24 horas-, 3.363 con ventilación asistida.

Ante la escalada del virus en este país, la ministra del Interior, Priti Patel, advirtió hoy en una rueda de prensa que la policía actuará con firmeza ante las personas que violen el confinamiento, que impone el cierre de las escuelas y exige quedarse en casa salvo para hacer ejercicio o actividades esenciales.

Desde el inicio de la pandemia se han impuesto cerca de 45.000 multas por incumplir las restricciones, detalló Patel, unas sanciones que en Inglaterra comienzan en 200 libras (220 euros) para los individuos que se saltan el confinamiento por primera vez -la mitad si se abona en un plazo de 14 días-.

Previamente, la comisaria de la Policía Metropolitana de Londres (MET) -la oficial de más rango del país-, Cressida Dick, dijo en un artículo en "The Times" que "cada vez son más probables" las multas por violación de la normativa.

"Aún estamos comprometidos a explicar y a alentar (el comportamiento adecuado), pero aquellos que rompan las normas o rechacen cumplirlas sin una buena razón verán que los agentes recurren con mucha más premura a medidas coercitivas", afirmó.