Minutos antes de las seis de la mañana en Moscú, una hora menos en Kiev, el presidente de Rusia, Vladimir Putin, ha aparecido en televisión para anunciar el inicio de una “operación militar especial” en el este de Ucrania. Con ese discurso, que llegaba al mismo tiempo en que el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas celebraba otra reunión de emergencia sobre la crisis, esta entra en una nueva etapa, una que varios líderes mundiales han advertido que enfrenta a Europa al riesgo de su peor conflicto desde la Segunda Guerra Mundial.

Poco después de la intervención de Putin han empezado a oírse desde el centro de Kiev sonidos de explosiones en la lejanía, seguidos de ruidos de sirenas. Esos mismos sonidos se han escuchado en otras ciudades de Ucrania y ha habido informaciones de grandes explosiones visibles cerca de Kharkiv, la segunda ciudad del país, así como cerca de las localidades de Mariupol y Dnipro.

[Siga la última hora del conflicto entre Ucrania y Rusia]

El Ministerio de Interior de Ucrania ha emitido un comunicado en el que ha sentenciado: “la invasión ha comenzado” y fuentes militares occidentales han informado de que se han atacado objetivos estratégicos militares.

Mientras, el Ministerio de Defensa ruso ha asegurado que no tiene como objetivo ciudades de Ucrania y que “nada amenaza a la población civil” del país según la agencia estatal rusa RIA Novosti. Afirman que están usando “armas de alta precisión” para deshabilitar infraestructura militar, e instalaciones y fuerzas aéreas del ejército ucranio.

Mapa de las ciudades atacadas por Rusia

Argumentos y amenazas de Putin

En su discurso Putin ha reiterado sus acusaciones habituales hacia el gobierno de Kiev, al que acusa de “persecución y genocidio” de rusoparlantes y de habitantes de las zonas separatistas de Donetsk y Lugansk cuya independencia reconoció el lunes. Ha asegurado que el “objetivo” de la acción militar será buscar la “desmilitarización y ‘desnazificación” de Ucrania”, ha prometido “llevar ante la justicia a los que han cometido múltiples crímenes sangrientos contra civiles, incluyendo ciudadanos de la Federación Rusa”.

En los últimos meses el Kremlin ha ido desplegando equipamiento militar y tropas, hasta 190.000 efectivos según los cálculos de Estados Unidos, en las fronteras de Ucrania, incluyendo cerca de 30.000 en Bielorrusia. Putin ha afirmado en su discurso que sus “planes no incluyen ocupar territorio de Ucrania”.

 Ha descrito igualmente la operación como respuesta a la potencial expansión hacia el este de la OTAN, que ha definido como una “cuestión de vida o muerte” para Rusia. “Es la línea línea roja de la que he hablado muchas veces. La han cruzado”, ha dicho el líder ruso, que en su breve discurso ha tenido tiempo también para las amenazas.

21

El ataque de Rusia a Ucrania, en imágenes Agencias

“Cualquiera que intente interferir, o incluso crear amenazas para nuestro país y nuestro pueblo, debe saber que la respuesta de Rusia será inmediata y les acarreará consecuencias que no han experimentado nunca antes en la historia”, ha dicho . “Estamos listos para cualquier cosa que suceda”.

Zelenski declara la ley marcial

En Ucrania el presidente Volodimir Zelenski se ha dirigido a la nación poco antes de las siete de la mañana, anunciando la declaración de la ley marcial por el ataque ruso. Zelenski no ha especificado qué restricciones se implementarán. Ya desde la medianoche todo el país estaba en estado de emergencia, que permitía limitaciones a la libertad de movimiento y había establecido controles policiales.

Zelenski ha mantenido conversaciones con varios líderes, incluyendo el presidente de Estados Unidos, Joe Biden; que este jueves va a mantener una reunión con los otros miembros del G7 tras la que se espera un anuncio de una nueva ronda de sanciones a Rusia y que en un comunicado media hora después del anuncio de Putin ha asegurado que "el mundo hará que Rusia rinda cuentas".

El presidente de Ucrania también ha hablado con el canciller alemán, Olaf Scholz; el primer ministro británico, Boris Johson; el presidente de Polonia, Andrzek Duda y el presidente del Consejo de Europa, Charles Michel, y ha pedido “sanciones inmediatas, defensa y apoyo financiero”. “El mundo debe forzar a Rusia a la paz”, ha escrito en su cuenta de Twitter.

Soldados ucranianos, preparados para ir al frente

Soldados ucranianos, preparados para ir al frente.

Espacio aéreo de riesgo

Ucrania ordenó hoy el cierre de su espacio aéreo tras el inicio de la operación militar lanzada por Rusia en el país. "Debido al alto riesgo de seguridad de la aviación para la aeronáutica civil se decreta (...) el cierre del espacio aéreo de Ucrania para vuelos civiles", informó en un comunicado la Empresa Estatal de Servicios de Tránsito Aéreo de Ucrania. Poco antes Rusia cerró el espacio aéreo en las regiones rusas aledañas al este de Ucrania. El cierre del espacio aéreo ucraniano para los vuelos civiles fue decretado a partir de las 0.45 GMT (02.45 hora local).

La Agencia Europea de Seguridad Aérea (EASA) informó este jueves de que clasifica a Ucrania como zona de conflicto activo ya que su espacio aéreo e infraestructuras se ven afectados por hostilidades que suponen un riesgo para la seguridad de la aviación civil. En un comunicado remitido por la organización, con sede en Alemania, la EASA indicó a las aerolíneas que Ucrania es ahora zona de conflicto activo y que existe un riesgo "de que los aviones civiles sean blanco deliberado o sean identificados erróneamente". "El espacio aéreo de Ucrania y sus infraestructuras más importantes, como los aeropuertos, están sometidos a la influencia de operaciones militares, lo que crea riesgos para la seguridad de la aviación civil," agregó la Agencia.

Von der Leyen: "El objetivo es la estabilidad en Europa y haremos que Putin pague por ello"

Von der Leyen: "El objetivo es la estabilidad en Europa y haremos que Putin pague por ello" Agencia ATLAS / Foto: Reuters

"La presencia y posible uso de una amplia gama de armamento aéreo y terrestre supone un alto riesgo para los vuelos civiles a toda altitud," concluyó la EASA, que destacó que la situación es "fluida" y puede cambiar rápidamente. La agencia instó a los operadores a ser especialmente cuidadosos con las zonas vecinas a la frontera entre Ucrania, Bielorrusia y Rusia, al igual que en lo que respecta a centros urbanos como la capital, Kiev, y las ciudadades de Lviv (oeste), Dnipropetrovsk (centro), Simferópol (oeste) y Odesa (sur).