Al menos 21 personas han resultado heridas de carácter leve y una más está grave debido a los incendios que afectan a las regiones de Leiria y Santarém, en Portugal, según el último balance de Protección Civil.

Los incendios se declararon el jueves y están ya considerados como controlados, pero se ha extremado la vigilancia ante el riesgo de reactivación, según recoge el periódico luso 'Diário de Notícias', que cita al comandante de la Autoridad Nacional de Emergencia y Protección Civil, André Fernandes.

El herido grave es un bombero que sufrió una fractura expuesta en la muñeca. El resto de heridos tienen "los cuadros habituales en la lucha contra los incendios forestales", ha indicado Fernandes. La mayoría de ellos no han tenido que ser hospitalizados.

Portugal está en alerta debido a las previsiones de temperaturas de más de 45ºC en algunas partes del país, explicaba el fin de semana el ministro de Administración Interna, José Luís Carneiro. Lisboa ha activado además el Mecanismo Europeo de Protección Civil y la Comisión Europea ha respondido con el envío de dos aviones españoles de lucha contra incendios.