23 de marzo de 2019
23.03.2019
Memorias

De Foxá, a orillas de la operación Barbarroja

Renacimiento acaba de editar, con prólogo del escritor malagueño Cristóbal Villalobos, 'A las orillas del Ladoga'

23.03.2019 | 18:14
Agustín de Foxá.

A las orillas del Ladoga

  • Agustín de Foxá
  • Renacimiento
  • 17 €
  • Edición y prólogo de C. Villalobos
  • «A las orillas del Ladoga» es una recopilación de artículos, cartas y poemas escritos por el noble, abogado, diplomático y escritor español Agustín de Foxá, falangista de primera hora, durante su estancia en Finlandia, donde siguió de cerca el ataque alemán a la URSS.

Agustín de Foxá, poeta, escritor y articulista de barroco y y centelleante estilo, fue falangista de primera hora por su amistad con José Antonio Primo de Rivera y hasta parió una de las mejores novelas, a decir de los entendidos, de todo el siglo XX español: Madrid, de corte a Cheka. Diplomático al que su afilada lengua casi mete en más de un desaguisado, pasó un año en Finlandia, justo cuando la operación Barbarroja de la Alemania nazi estaba entrando en el segundo tiempo, y allí, a orillas del Ladoga, parió algunos de los artículos periodísticos más brillantes de su época, así como también mantuvo numerosa correspondencia con otras personas de relevancia en el mundo cultural de la época. La editorial sevillana Renacimiento acaba de publicar A las orillas del Ladoga, una colección de artículos, poemas y cartas seleccionadas por el articulista, escritor y profesor malagueño Cristóbal Villalobos.

Se trata de una cuidadísima edición de una suerte de libro de viajes que sirve para adentrarse en una de las mejores prosas del círculo de escritores falangistas y en una personalidad histriónica y excesiva capaz de detectar las luces y las sombras de una época en la que Europa se derrumbaba. De Foxá dijo Francisco Umbral que era «vasto, gordo, exquisito, cínico, culto y brillante», una de las inteligencias preclaras de su época heredera de una prosa del mejor Azorín, un tipo que consideraba su labor periodística como una extensión del vasto terreno de la literatura y que nos dejó en ABC y en Arriba algunas de sus mejores piezas.

Trapiello, subraya en su prólogo Villalobos, destacó alguna de sus mejores citas: «Hagamos de España un país fascista y vayámonos a vivir al extranjero». Cuenta Villalobos la relación amistosa que tuvo con Curzio Malaparte, otra pluma aventajada que retrató como nadie la guerra como cisma moral; personalidades antagónicas pero que se necesitaban. Varios poemas, con un estilo modernista tardío típico de la resurrección del estilo que se vivió en ese periodo histórico, completan, junto a diversas misivas seleccionadas, este ambicioso trabajo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook