14 de abril de 2019
14.04.2019
Novela

Un incendio que deslumbra

Lemaitre, un escritor tardío y forjado en la novela negra y policial, supo dar el salto a la literatura popular y con Nos vemos allá arriba se presentó como un digno heredero de Zola o Dumas. Ahora, con Los colores del incendio ratifica esa herencia con una historia bien elaborada y mejor trenzada que demuestra que Lemaitre es un narrador notable.

14.04.2019 | 15:03
Un incendio que deslumbra

Los colores del incendio

  • Pierre Lemaitre
  • Traducción de  José Antonio Soriano Marco
  • Ediciones Salmandra 2019
  • 20€
  • El impacto que produjo en Francia la publicación de Nos vemos allá arriba -Premio Goncourt 2013 y más de dos millones de ejemplares vendidos- superó con creces la enorme resonancia que suele acompañar a uno de los galardones más prestigiosos de la literatura europea.  Los colores del incendio es la continuación de la saga. En ella Lemaitre  trenza magistralmente la venganza implacable de una mujer a la par que ofrece un retrato soberbio de una época embarullada y vertiginosa. Esta novela explosiva, brillante y divertida, en la que la acritud se funde con la melancolía, ha consolidado a Pierre Lemaitre como uno de los pilares fundamentales de la narrativa francesa actual.
     

Pierre Lemaitre es un escritor tardío, que tardó en presentar sus credenciales literarias, pero cuando lo hizo se descubrió que no era un novel o inmaduro que, al contrario, se había forjado en años formación y estudio de los clásicos franceses. Dumas, Zola, Proust, o de los magos de la novela negra y policial que tanto aprecia. Precisamente su rodaje final lo hizo en este campo de la novela negra. Tardó, como decimos, su primera novela fue presentada en 2006. Lemaitre, nacido en París en 1951, tenía entonces 55 años. Apenas siete años después consideró que debía presentar esas cartas credenciales de escritor total y lo hizo con una historia deslumbrante Nos vemos allá arriba, con la que Lemaitre demuestra su valía y enorme talento para adaptarse con éxito a la novela popular, tal como su maestro Dumas.

Con el reconocimiento literario de Nos vemos allá arriba, Lemaitre decidió convertirlo en una trilogía cuyo segundo título Los colores del incendio ha confirmado que Lemaitre es un escritor con mayúsculas, capaz de seguir la estela de Dumas o Zola. El tiempo lo dirá.

Esta segunda parte de la trilogía comienza con el funeral de Marcel Péricourt, el magnate forjador del imperio económico acompañado por una terrible tragedia: el hijo de Madeleine, Paul, de siete años, se arroja por la ventana del segundo piso sobre el ataúd de abuelo . Sobrevive, pero paralizado de por vida.

A partir de entonces, es un verdadero descenso al infierno que padece Madeleine. Ella se encuentra de la noche a la mañana la única heredera del imperio financiero de su padre, sin estar preparada en lo más mínimo: en 1927 no era costumbre iniciar a las mujeres a hacer negocios. 

La joven aparece como una presa fácil para quienes la rodean. El gerente del grupo Pericourt, Gustave Joubert, está aliado con el hermano del fallecido banquero, Charles, para organizar metódicamente, y para su beneficio, la ruina de Madeleine. Son ayudados en esto por Léonce, la institutriz de Paul, quien será recompensado al casarse con Joubert convertido en millonario.

Cuando Madeleine descubre el alcance del desastre, es demasiado tarde. Solo le resta organizar su supervivencia y la de su hijo con los escasos recursos que le quedan, y preparar su venganza. Y esta es implacable y llegará hasta el final.

La novela no queda reducida a la venganza a lo femenino, ¡la más cruel! Lemaitre prende fuego a todo el oropel de la burguesía financiera en medio de en la negación de la bella sociedad parisina, que no quiere creerlo. En medio la crisis del año 29, la descomposición moral en los albores de la agitación social de 36 y el ascenso del nazismo y el fascismo naciente. Todos se están quemando, pero, por el momento, es una mujer la que saca las castañas de fuego. 
La trama parce que huele a lugares comunes, especialmente porque recuerda la atmósfera del Conde de Montecristo.. Pero Pierre Lemaitre tiene el innegable talento para sacudir los códigos, sorprender al lector, frustrar los finales más esperados una gran eficacia en su forma de interpretar la oración para hacerla formar cuatro palabras bien recibidas y, especialmente, un verdadero genio del ritmo, algo que salta a la vista. No hay tiempo muerto. Si hay una clave para su éxito, es en su sentido del ritmo que debe buscarse (como con un Arturo Pérez-Reverte), incluso si no es único. Nos embarca al principio y quedamos embarcados hasta el final. 

Un estilo impresionante, un cóctel de escenas reales de teatro, investigaciones policiales, referencias literarias y artísticas, una sucesión de figuras de estilo. Lemaitre es un narrador notable, como Dumas, su modelo literario o Hitchcock, su maestro en suspense.

Grandes momentos de emoción intercalados con escenas del más alto humor. Estamos constantemente atrapados por esta situación cómica intermitente y sorprendente. Es adictivo, brillante y totalmente emocionante. Ya hay un deseo de leer más.

Sin duda hay una resonancia con nuestro tiempo en esta historia muy francesa del pasado. No se trata de rechazar una era en otra, incluso si lo conocemos, el fuego nunca está lejos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook