19 de enero de 2020
19.01.2020
Ensayo

Thomas Asbridge: Otra visión de las Cruzadas

Ático de los Libros publica un monumental volumen del británico Thomas Asbridge con la compleja historia de las Cruzadas y un desfile de personajes fascinantes

19.01.2020 | 05:00
Las Cruzadas enfrentaron a cristianos y musulmanes.

Las cruzadas. Una nueva historia de las guerras por Tierra Santa

  • Thomas Asbridge
  • Ático de los libros
  • 37,90 €

    Un gran divulgador de las Cruzadas
    El británico Thomas Asbridge (Reino Unido, 1969) es uno de los grandes estudiosos actuales de las cruzadas y ha dirigido varios documentales en la BBC sobre el tema. Fue asesor de Ridley Scott en la película 'El reino de los cielos', de la que renegó al verse desoído en todos sus consejos. Asbridge califica  a la cinta como «una caricatura de la Edad Media». 

En pleno siglo XXI, las Cruzadas siguen siendo uno de los hechos históricos que más controversias y debates despierta entre estudiosos y profanos, tanto por la profunda huella que han dejado en el imaginario colectivo como por el intento de los más extremistas en definirlas, de forma bastante tramposa, como un enorme agravio cometido conta el Islam que explicaría en parte, incluso, el resentimiento de los yihadistas contra el Occidente cristiano. Sobre las Cruzadas, entendidas como la serie de campañas militares y guerras que los cristianos afrontaron en Tierra Santa contra el mundo musulmán entre 1095 y 1291, se han escrito multitud de libros de autores tan variopintos como Steve Runciman, Robert Payne o Amin Maalouf. Ahora llega a España de la mano de la editorial Ático de los Libros un nuevo estudio sobre la materia a cargo de Thomas Asbridge (Reino Unido, 1969), experto en Historia medieval, que a lo largo de casi 950 páginas ofrece un pormenorizado análisis de las Cruzadas, incluyendo tanto la visión musulmana como la cristiana.

Asbridge parte de la opinión de que estos dos siglos de conflicto en Tierra Santa están muy mitificados y que no deben buscarse paralelismos con las tensiones de este convulso siglo XXI. Aquellas guerras sí tuvieron, en cualquier caso, un componente que en su momento fue novedoso: la noción, entre los cristianos, de que participar en la Cruzada podía ser una oportunidad de expiar los pecados (argumento usado por el papa Urbano II a finales del siglo XI), lo que daba un carácter espiritual a aquellas expediciones. En este sentido, fue un cambio en relación al pensamiento de épocas anteriores, donde autores como San Agustín argumentaban que el recurso a la guerra sólo era lícito cuando se daban una serie de estrictas condiciones, caso de defenderse de un ataque enemigo.

Claro que el contexto histórico también era complicado. En el año 1009, las tropas del califa fatimita Al-Hakim, apodado «el loco» habían arrasado la iglesia del Santo Sepulcro en Jerusalén y durante décadas las peregrinaciones de cristianos a Tierra Santa pasaron por grandes dificultades. El expansionismo del Islam amenazaba además a las posesiones del imperio bizantino, cuyo emperador pidió ayuda al Papa aunque sin imaginar la magnitud de la respuesta. Y es que, en uno de esos sucesos inesperados que forjan la Historia, una multitud de nobles y guerreros de diverso cuño respondió al encendido llamamiento de Urbano II y se embarcó en la que conocemos como Primera Cruzada.

Contra todo pronóstico, la empresa tuvo éxito y logró en 1099, bañada en sangre, la conquista de Jerusalén aprovechando la división interna que aquejaba al Islam de la época. El precario triunfo daba inicio a dos siglos de reinos cristianos en Ultramar, aunque entre los propios señores cruzados hubo siempre ambiciones y desconfianzas que torpedearon la posibilidad de asentar en mayor medida estos dominios. Por otro lado, hubo también periodos de distensión, tregua y alianzas puntuales entre cristianos y musulmanes que matizan la visión de un conflicto permanente y monolítico, descartando la idea de una «guerra total».

Asbridge narra los acontecimientos con buen pulso y no ahorra al lector los detalles de las matanzas, traiciones, hazañas audaces, errores flagrantes o barbaridades varias protagonizadas por uno y otro bando, (en Maarat, por ejemplo, el hambre llevó a algunos soldados del ejército franco a comer la carne de los cadáveres de los enemigos sarracenos). El relato es ciertamente complejo pero absolutamente fascinante y a lo largo de las páginas van desfilando personajes tan conocidos como Godofredo de Bouillon, Pedro el Ermitaño, Balduino de Boulogne, Reinaldo de Châtillon o Nur al Din y realidades que tanto han inspirado a la literatura como las órdenes militares de caballeros Templarios y Hospitalarios. Asbridge, sin embargo, se muestra especialmente interesado en las figuras de Ricardo Corazón de León y Saladino, dos de los grandes protagonistas de la Tercera Cruzada (1187-1191), cuando los cristianos, tras el desastre de la batalla de los Cuernos de Hattim y perdida Jerusalén, acometieron un valeroso contraataque que se quedó en un éxito a medias. El monumental volumen aporta al lector una completa visión de las Cruzadas, un conflicto que moldeó el mundo medieval y que, lejos de caer en el olvido, sigue despertando un gran interés 900 años después.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook