La Primera Familia de Marvel protagoniza un nuevo Omnigold de Panini, y ya van diez, dedicado a recuperar sus aventuras clásicas. Las historias protagonizadas por Reed Richards y los suyos llegan en este volumen al final de los setenta para abrazar los años ochenta sin perder ni una pizca de emoción. La cabecera creada por Lee y Kirby en 1961 pasó con el tiempo a manos de jóvenes profesionales del cómic que habían crecido admirando las hazañas de estos superhéroes. Así que noes de extrañar que entre los nuevos dibujantes y guionistas de Los Cuatro Fantásticos imperase el espíritu clásico de la editorial, algo que se puede observar en el trabajo desarrollado por Marv Wolfman y John Byrne que recoge este título.

A su llegada a la cabecera de los 4F, Wolfman tenía claro que «quería escribir una gran guerra interestelar». Y dicho y hecho: el primer arco argumental de este volumen sigue el enfrentamiento del cuarteto de superhéroes con los Skrull, Galactus y Terrax El Indómito, que protagoniza aquí su primera aparición. Las historias de esta entrega, que van desde 1979 a 1981, nos recuerdan sobre todo la capacidad del universo Marvel para adaptarse a los nuevos tiempos sin perder su regusto original.