En estos tiempos en los que el periodismo de calidad y que busca trascender necesita reivindicarse más que nunca es un placer y un auténtico regalo que la editorial Fórcola publique un libro que da a conocer y reivindica la figura de otro de los brillantes cronistas que vivieron el periodo de las dos guerras mundiales y que dejaron plasmadas sus impresiones y vivencias sobre el papel. Y uno de ellos fue el polaco Antoni Sobanski, cuyo rastro e infortunios se perdieron en el olvido de los tiempos, dejando como legado una maleta que azarosamente llegó a su familia, unas pistas que la periodista Anna Augustyniak ha seguido en ‘En busca del conde Sobanski’ para crear un retrato de un hombre culto, inquieto, avanzado para su época y que junto a su familia supo desde muy joven lo que era sufrir el cambio de época que supusieron los dos grandes conflictos bélicos. Como Manuel Chaves Nogales, al que Mercedes Monmany recuerda en su magnífico prólogo, y tantos otros cronistas de aquellos convulsos años que el tiempo ha recuperado, Sobanski tuvo una visión cosmopolita, sincera y tambén desgarrada de lo que le tocó vivir, y quequedó reflejada en ‘Un ciudadano en Berlín’, hasta que la tuberculosis acabó con sus sueños. Murió en Londres y su legado se recupera ahora, porque el buen periodismo siempre merece la pena.

Anna Augustyniak ‘En busca del conde Sobanski.

Cronista del Berlín nazi’

Editorial: Fórcola.

Con prólogo de Mercedes Monmany

Precio: 27,50 €