Javier Cercas es hoy uno de nuestros autores de mayor talla literaria. Cercas ha consolidado una larga carrera narrativa que se inició con ‘Soldados de Salamina’, la insólita historia del escritor falangista Rafael Sánchez Mazas, que lo consagró entre los grandes.

Después vinieron ‘La velocidad de la luz’, sobre el pasado de un ex combatiente de Vietnam; siguió con ‘Anatomía de un instante’, el de Adolfo Suárez y su valiente comportamiento durante el fracasado golpe del 23-F, siguió hurgando en la historia para narrar ‘El impostor’, la historia de Enric Marco Batlle, el sindicalista catalán que falsificó información para hacerse pasar como superviviente de los campos de concentración nazis durante la Segunda Guerra Mundial.

Viró luego a la literatura social con un espléndido relato en ‘Las leyes de la frontera’, una versión singular de la historia de El Vaquilla, el delincuente juvenil más famoso de la década de los ochenta.

Fue en 2019 cuando Cercas dio un salto o un vuelta de tuerca a su quehacer narrativo y se introdujo en la novela negra. Nació así ‘Terra Alta’, con la que el escritor consiguió el Premio Planeta 2019. Su protagonista era Melchor Marín, un joven policía de los mossos d’esquadra, que llega a Terra Alta convertido en héroe tras su protagonismo en la eliminación de varios terroristas que participaron en los atentados yihadistas de Cambrills en 2017, pero también con un oscuro pasado. La trama se articulaba en torno a un terrible crimen: la tortura y asesinato de un matrimonio mayor, dueño de la empresa Gráficas Adell ubicada en Gandesa, en la aparentemente pacífica comarca gerundense de Terra Alta.

Ahora Cercas ha querido dar proyección al personaje con la publicación de ‘Independencia’ (Terra Alta 2) donde Melchor Marín vuelve a ser el centro de la historia que en esta ocasión tiene como eje la extorsión política a la alcaldesa de Barcelona con un vídeo de fuerte contenido sexual.

Independencia

  • Javier Cercas
  • Editorial Tusquets
  • Precio: 20,80 euros

La trama de la novela es un vehículo que le sirve para retratar a una clase política y económica que Cercas considera podrida por los hábitos corruptos, la falsedad y la falta de escrúpulos, y donde se incluyen a los líderes del proceso secesionista catalán.

En ‘Independencia’, Cercas vuelve a demostrar su dominio a la hora de construir historias aparentemente sencillas que encierran una complicada estructura narrativa y en la que la reflexión acerca de las motivaciones básicas de las personas de un mundo dividido, pero comunicado por líneas porosas, es muy notable.

El argumento de ‘Independencia’ es sencillo: el policía Melchor Marín deberá investigar que hay detrás de un grupo de personas que está chantajeando a la alcaldesa de Barcelona, Virginia Oliver, con un vídeo de contenido sexual grabado cuando participó en una orgía en su juventud. El vídeo es auténtico, pero su difusión puede hacerle perder la alcaldía en la medida en que se mezcla con las familias poderosas de Barcelona. En el vídeo participaron tres jóvenes de la alta burguesía, hoy convertidos en altos dirigentes políticos y económicos, como miembros de una clase que siempre ha controlado el poder.

La novela le sirve a Cercas para retratar a una clase política que ve corrupta y podrida

Con todo, esta segunda incursión de Cercas en la novela negra no alcanza el nivel logrado en ‘Terra Alta’ o en relatos como ‘Anatomía de un instante’ o ‘Las leyes de la frontera’. La trama no consigue la consistencia de Terra Alta y la tensión narrativa flojea, sobre todo cuando se adentra en el escenario político, donde aparecen figuras muy estereotipadas. Hay un exceso de clichés tomados del género negro. También hay un exceso de descripciones y largueza en algunos diálogos.

Aun así la resolución de la trama delictiva resulta sorprendente por magnífica. Merece la pena llegar hasta el final. Aquí sí hay una agilidad en el relato, cuyo enigma atrapa y mantiene viva la tensión hasta el desenlace y la resolución.

El gran mérito de ‘Independencia’, es que Cercas arma un relato actual y cercano y lo hace con las armas de la literatura y de la historia reciente. Cercas aporta su estilo solvente e imaginativo, austero y sobrio y salva finalmente con éxito un relato que sería mas exquisito si hubiese logrado el punto de maduración necesario, como un buen soufflé.