Vengo observando en las últimas semanas que la plataforma Filmin tiene la capacidad de poner de moda a un escritor; quizá sea una moda de más largo recorrido y seguro que lo descubro tarde, pero no soy un detective de tendencias. Esto fue evidente para mí a principios de año con el caso de Francisco Umbral, del que han puesto disponible para sus suscriptores el notable documental ‘Anatomía de un dandy’ (Charlie Arnaiz y Alberto Ortega, 2020). Y desde hace unos días, he notado que me han mencionado en alguna conversación a Truman Capote, del que descubro que están promocionando ‘The Capote Tapes’ (Ebs Burnough, 2019), que también parece una interesante indagación en las intimidades del escritor estadounidense. En cambio, como no soy cliente de Netflix, ignoro si también prestan este servicio de promoción de la lectura, aunque sí sé que disponen de una serie creada por Martin Scorsese dedicada a Fran Lebowitz –pero no he notado que la escritora se haya puesto de moda entre nosotros, lo que me alegraría-. Supongo que es más probable pescar lectores entre los espectadores de Filmin que entre los de Netflix. Sea por lo que sea, es una buena noticia que en las terrazas de los bares se hable de Umbral y Capote –lástima que nos perdamos las páginas incisivas que seguro hubiesen escrito sobre estos días tan audiovisuales y caseros-.