Las numerosas reediciones en los últimos años de las obras literarias de Manuel Azaña (1880-1940) están logrando que cada vez más lectores ignoren el sambenito de político republicano que todavía le cuelga y que en ocasiones impedía apreciarlo como escritor.

Al igual que Cánovas o que Churchill, Azaña también fue un hombre de letras, mucho más literato si cabe que los anteriores. No hay que olvidar que antes de la proclamación de la II República, en 1929, el escritor alcalaíno ya se había hecho con el Premio Nacional de Literatura gracias a ‘La vida de Juan Valera’.

En esta ocasión, Nocturna ediciones ha querido recuperar una de sus obras más notables, ‘El jardín de los frailes’, los recuerdos de su etapa como estudiante con los agustinos de El Escorial, publicada originalmente en 1927.

Hay en esta hermosísima obra, burdamente tildada sin más de ‘anticlerical’, claros ecos proustianos pero también hermosísimos pasajes en los que el joven estudiante, trasunto del autor, eleva el castellano a una de sus cotas más notables, en una suerte de misticismo laico para narrar sus dudas de fe. ‘El jardín de los frailes’ es una de las mejores novelas españolas del siglo XX. Prueben y descubrirán ‘al otro Azaña’. Al escritor.

Portada de la obra.

El jardín de los frailes

  • Manuel Azaña
  • Editorial: Nocturna
  • Precio: 15,00 €