Mientras la Unión Soviética y los Estados Unidos competían por conquistar la Luna a principios de los años 60, quizá aquella publicitada Carrera Espacial fue la consecuencia menos nociva de la Guerra Fría, a la modesta Polonia le bastó con la mente prodigiosa de un solo hombre para llegar mucho más lejos y alcanzar las estrellas. Decir que Stanislaw Lem (1921-2006) es uno de los maestros de la ciencia ficción es quedarse muy corto. Lem es el creador de un género propio: las novelas de Stanislaw Lem. Así que la publicación de una nueva traducción de ‘El Invencible’ (1963) de la mano de Impedimenta, la editorial que desde 2008 se ha empeñado en dignificar su obra en España, es una magnífica forma de celebrar el centenario del escritor polaco.

La traducción de Abel Murcia y Katarzyna Motoniewicz sirve para incluir a ‘El Invencible’ en la Biblioteca Stanislaw Lem de Impedimenta, y quizá de este modo se reivindica a esta obra mayor que siempre ha sufrido en comparación con ‘Solaris’ o ‘Ciberiada’, novelas muy distintas a esta y que han gozado de mayor popularidad en nuestro país –aunque ‘El Invencible’ se ha reeditado de forma continuada con otra traducción desde su primera edición española en 1978-.

‘El Invencible’ es una novela rebosante de aventura, repleta de acción y sucesos, algo que no se suele asociar a la escritura del maestro polaco. Sin duda, nos encontramos con uno de los libros de Lem con más descripciones técnicas y con mayor número de ingenios tecnológicos, pero no por ello carece de reflexiones filosóficas, morales y científicas, tal y como es de esperar en toda buena obra de Stanislaw Lem. Ya desde el mismo título, que hace referencia a la prodigiosa y poderosa nave interestelar que llega a un planeta desierto en busca de otra nave similar, la maquinaria es una clave de esta obra.

No puede sorprender, aunque sea asombroso, que ‘El Invencible’ esté plagada de anticipaciones científicas. Pero además de estas, quizá sonroje un poco descubrir cuánto de esta novela ha ido a parar a obras fundamentales de la ciencia ficción del cine y la televisión. En concreto, ‘Alien’ y Star Trek’ se han apropiado de algunos pasajes brillantes de este libro. Eso nos sirve para recordar la importancia de Lem como creador, sin menoscabo alguno de quienes se han servido de sus hallazgos para sus propias creaciones.

El misterio al que se enfrenta ‘El Invencible’ y su tripulación acaba en un desastre colectivo, consecuencia de un descubrimiento fascinante y aterrador, salvado de algún modo por la heroica resolución individual del que quizá sea el gran protagonista de la novela: el solitario Rohan es uno de esos héroes tan propios de Lem, con algo de contestarios e individualistas, pero entregados a una causa colectiva. Rohan es más humano y responsable de lo que quizá se espera que los seres humanos lo sean en una sociedad hiperreglamentada –pesadilla o futuro de la humanidad, quién sabe-.

Stanislaw Lem es ya un autor centenario, algo que se celebra en este distópico 2021, y todavía se puede decir de sus novelas que nos permiten otear un futuro que aún es muy lejano pero que ya tenemos en sus libros.

El invencible

  • Stanislaw Lem
  • Editorial Impedimenta
  • Traducción de Abel Murcia y Katarzyna Moloniewicz
  • Precio: 22,50 euros