La Ilustración trajo consigo a lo largo del siglo XVIII grandes esperanzas en torno a los ideales humanistas pero pronto se descubrió que la célebre sentencia popularizada por Hobbes («el hombre es un lobo para el hombre») seguiría siendo igual de válida siempre, por muy sugerentes que fueran los ideales revolucionarios de libertad, igualdad y fraternidad o por juiciosa que pareciera la entronización de la diosa razón. La maldad humana habita en pozos muy profundos, difícilmente redimibles incluso para la filosofía más aguda y, de hecho, el Siglo de las Luces fue también el que alumbró el apogeo del esclavismo, los ríos de sangre manados de la guillotina o el cruel dominio sobre el débil que exaltaban los escritos de Sade.

Esta sombría y, por desgracia, bastante certera percepción de la naturaleza humana recorre la por ahora breve obra del novelista sueco Niklas Natt och Dag, a quien le han bastado sólo dos títulos para convertirse en uno de los autores más demoledores del actual panorama literario europeo. El año pasado llegó a las librerías españolas ‘1793’ y ahora es el turno de ‘1794’, la continuación de lo que será una trilogía a la que ya denominan «Bellman Noir», en recuerdo de un compositor y poeta sueco de aquellos años que retrató la dura vida cotidiana de aquel entonces.

Volvemos así al turbulento Estocolmo de los años posteriores al asesinato del rey Gustavo III, retomando también a los personajes de la primera novela. Mickel Cardell, un veterano de la Guerra contra Rusia que trabaja como guardia en la ciudad, tendrá que investigar de nuevo un asesinato, en esta ocasión junto a Emil Winge, hermano del que fue su compañero de pesquisas en el anterior relato. Los ropajes de la historia vuelven a ser de thriller aunque en ‘1794’, como sucediera con su predecesora, impresiona mucho más el ominoso ambiente recreado y los terribles actos que se describen en sus páginas que por la propia resolución del caso.

Es necesario advertirlo: no son libros amables para el lector más sensible porque Natt och Dag no ahorra detalles al describir la miseria, la violencia, el horror. La colonia sueca de San Bartolomé y su mercado de esclavos, el tenebroso manicomio de Danviken o los malsanos suburbios de Estocolmo, entre montañas de escombros y residuos, son algunos de los escenarios de un relato sórdido, salpicado de muerte y con pocas concesiones a la esperanza (a menos de que el desenlace de la trilogía traiga otros derroteros). «Por respeto a su gravedad, la violencia debe ser desagradable, no un entretenimiento», comentaba recientemente el autor de ‘1974’ para justificar lo desasosegante de su relato. Ciertamente, quienes acepten entrar en el reto literario que plantea Natt och Dag encontrarán mucho más que macabras historias de crímenes. Más bien percibirán, a modo de un escalofriante espejo, la miseria moral en la que es capaz de caer el ser humano. «Cuanto más leo sobre el pasado más misántropo me vuelvo», reconoce.

1794 

  • Niklas Natt och Dag
  • Editorial Salamandra
  • Traducción: Pontus Sánchez
  • Precio. 19,00€