Su escasa y limitada experiencia como marino, de apenas tres meses en un barco, no fue obstáculo para convertirse en el gran capitán marino de su imaginación desbordante y ardorosa y con ella navegar y glosar heroicas y gloriosas aventuras en todos los mares del mundo conocido, desde el mar Caribe al Pacífico, o el Mar Ártico y esas otras extraordinarias aventuras en América del Sur, Oceanía, en India o en la China, con personajes casi inmortales como Sandokan o El Corsario Negro. La aventura de Salgari tiene un carácter universal, perceptible mucho más allá de cualquier frontera.

Salgari fue un escritor que trabajó a través de poderosas imágenes, todo alimentado por una fantasía desbordante que nos empuja hacia metas que el cuerpo no está destinado a alcanzar, pero si la mente.

De esa mente poderosa de Salgari surgió uno de los grandes personajes de leyenda, capaz de fascinar a generaciones de jóvenes y adultos, Emilio di Roccanera señor de Valpenta y Ventimiglia, conocido como El Corsario Negro.

El Corsario Negro, junto con Sandokan, forman el dúo de personajes míticos de Salgari y desde su aparición a finales del siglo XIX se asienta en el Olimpo de las grandes historias de piratas.

Editorial Cátedra recupera ahora ‘El corsario negro’, en una magnífica edición especial conmemorativa acompañada de un estudio sobre su autor a cargo de José Abad, escritor y doctor en Filología Italiana en la Universidad de Granada, que se ocupa también de la traducción.

El Corsario Negro

  • Emilio Salgari
  • Editorial Cátedra
  • Edición: José Abad
  • Precio: 17 euros

En El Corsario Negro hay todo lo que se le exige a una historia de piratas, batallas en el mar, asedios, asaltos, saqueos, fugas atrevidas, duelos y terribles tormentas , con personajes donde aflora el honor, el valor y la amistad, pero también la traición y la maldad y por encima de ellos , el amor y la sed de venganza que guía al Corsario Negro en su bajel el Folgore, contra su enemigo Wan Guld, gobernador de la ciudad de Maracaibo.

Tras conocer como Wan Guld ha ahorcado a sus dos hermanos, se dirige hacia Maracaibo con la idea de exterminar a Wan Guld y a toda su familia.

Tras recuperar el cuerpo de su hermano navega hacia Tortuga perseguido por los hombres de Wan Guld, en el camino asalta a un velero español donde captura y apresa a la bella Honorata Willerman.

En medio de nuevas aventuras y un terrible huracán surge el amor fatal entre Honorata y El Corsario Negro. Este asalta Maracaibo y tras nuevas peripecias conoce la identidad de Honorata y recibe el golpe más duro. Ella es hija de Wan Guld por lo que fiel a su juramento de venganza lo hace cumplir y abandona a la joven en un bote. El héroe sufre. El final lo atestigua «¡Mira ahí arriba: ¡el corsario negro está llorando!».