El mundo literario ha dado en llamar «raros» a aquellos escritores que pese a su grandiosidad literaria, a su maestría narrativa innegable, su excelencia queda solapada por una especie de nube de silencio que el tiempo alarga injustamente y lo convierte en una etiqueta de valor canónico.

En todas las épocas ha habido escritores que eran desconocidos para sus contemporáneos, por la mayoría, como Robert Walser o el argentino Roberto Arlt. También Verlaine, Lautréaumont, Ibsen, o Nietzsche pasaron casi desapercibidos en su tiempo y tardaron años en ser un referente trascendente.

Hablamos ahora de Armonía Somers, escritora uruguaya de culto, de calidad innegable, dueña de una prosa honda y difícil, y con la marca de pero trascendente en cualquier época. Quizá el hermetismo de su obra, la exigencia de profundizar en sus textos de manera constante, también su escritura valiente, transgresora, heterodoxa y, sobre todo, misteriosa la han colgado esa etiqueta de «rara» y ello ha dificultado una penetración y difusión mayor de su obra en España y Europa.

Hay que aligerar ese peso. No puede haber obstáculos a que la extraordinaria obra narrativa de Armonía Somers tenga el reconocimiento debido, mas allá de su Uruguay natal, que sí ha distinguido y encumbrado su gran trabajo literario de enorme influencia en la segunda mitad del siglo XX.

No es de recibo que España y Europa conozcan apenas la imponente obra narrativa de Somers estén privados de una escritora fascinante, especialmente por su enorme contribución y apuesta por la hegemonía del lenguaje frente a la historia.

Allanar ese camino al conocimiento y, por ende, al reconocimiento, contribuir a difundir la obra de Somers, es la propuesta valiente y decidida de la editorial Páginas de Espuma que acaba de publicar los ‘Cuentos completos’ de Armonía Somers que reúne, tal como señalar el editor, su narrativa breve completa constituida por El derrumbamiento (1953), La calle del viento norte y otros cuentos (1963), Todos los cuentos (1967), Muerte por alacrán (1978), Tríptico darwiniano (1982), La rebelión de la flor (1988) y El hacedor de girasoles (1994). Le acompañan diversos textos que profundizan en la reflexión y el análisis de la escritora sobre las luces y las sombras de su escritura y su lectura, destacando la inclusión del inédito guión cinematográfico de su reconocido cuento «Muerte por alacrán».

Su narrativa, como ella misma señaló nació de la irreverencia y de la provocación, de lo mucho que le complació inquietar, desacomodar a la estulticia humana». Ella misma asiente que su literatura «puede juzgarse a veces como poco iluminada y de difícil acceso» lo hace, dice, para salvar al personaje de la excesiva luz del signo y de «la espantosa claridad que encierran todas las convenciones».

Por ello Somers busca la complicidad mas profunda del lector, su máxima atención y reflexión para que ahonde en ese algo más que le sugiere el texto, en esa otra cara del espejo que hay que explorar.

Es imposible no sustraerse al simbolismo, el doble lenguaje o las enormes sugerencias de uno de sus cuentos más extraordinarios, ‘El derrumbamiento’ donde un negro, que ha matado a un blanco y devoto de la Virgen, encuentra en su huida que ésta se le aparece en una imagen de cera que le pide que la derrita con sus manos.

Magistral ‘Muerte por alacrán’, uno de sus mejores cuentos, donde el animal, con su aguijón mortal, se introduce en un cargamento de leña que dos camioneros llevan a una lujosa villa para descargar. El alacrán, su veneno de muerte, se arrastra y se esconde y nadie sabe a quién acecha, pero todos se ven víctimas.

‘Réquiem por Goyo Ribera’ narra una extraña amistad entre dos hombres que desdibujan su homosexualidad en la ambiguedad de unas relaciones impropias y tóxicas

En ‘El despojo’, un granjero violenta a la fuerza a su esposa, esta en venganza le engaña con un empleado, que a su vez viola a una adolescente pero termina siendo violentado por una panadera que tiene los pechos llenos de leche y lo amamanta.

En ‘El ángel planeador’, dos gemelos de siete años, cansados de que su madre no supere la muerte de su hermano mayor y de que este les robe su amor, diseñan una máquina para cazar ángeles y terminan incurriendo en el matricidio.

Al final del volumen la propia Armonía explica en trece respuestas los resortes mas íntimos de su escritura y aclara conceptos ambiguos. Hay finalmente unos apuntes para convertir en un guión cinematográfico el cuento ‘Muerte por alacrán’.

Era Armonía Liropeya Etchepare Locino, que firmó y escribió como Armonía Somers. Sus cuentos son complejos, pero plagados de bellos simbolismos, de imágenes surrealistas y sugerentes y, sobre todo, de personajes de enorme hondura psicológica.

Su lectura resulta imprescindible si queremos descubrir a una escritora lúcida y fiera, de maestría indeleble.

Cuentos completos

Armonia Somers

Editorial: Páginas de Espuma

Precio: 27,88 €