Setecientos años contemplan el nacimiento de Dante el mas grande poeta del medievo que estos años le han consagrado como uno de los pocos genios de la poesía universal. Su obra imperecedera, especialmente La Divina Comedia, explica de qué manera tan precisa un escritor puede hacernos comprender los mecanismos profundos de una época, de una sociedad y, por tanto, los mecanismos del poder. Aunque han pasado 700 años desde la muerte del florentino Dante Alighieri, su estremecedor poema épico sigue siendo relevante. Dante trata grandes interrogantes, desde qué es lo que da sentido a nuestras vidas o cuánto control tenemos sobre nuestro propio destino, hasta por qué es que tan a menudo los ricos y poderosos parecen salirse con la suya.

Frente al conocimiento de su excelsa obra, hay grandes lagunas históricas sobre su vida, y son aún muchas las cosas que no sabemos de él.

El prestigioso medievalista e historiador Alessandro Barbero, nos sumerge en la historia del escritor con su obra ‘Dante’ que intenta descubrir al hombre que existió detrás del escritor.

Barbero inicia su estudio biográfico de Dante situando a éste como participante destacado en la batalla de Campaldino, en 1289, donde los güelfos derrotaron a los gibelinos lo que les permitió el control de Florencia. El joven Dante era uno de los feditori, los caballeros escogidos como primera línea y fuerza de choque.

De esta manera vemos a Dante como, a pesar de su dedicación a los estudios, no era ajeno al mundo exterior sino un joven como los demás dispuesto a defender la patria con las armas cuando la situación lo exigía.

No sabemos casi nada de la formación cultural de Dante, afirma Barbero. Sí se sabe que estudió latín en la escuela, indispensable para estudiar a los poetas clásicos. Pero toda su obra evidencia que estudió filosofía, teología, astrología, aritmética e historia y, por supuesto la Poesía. Luego amplió estudios en Bolonia. Allí profundizó su conocimiento de Virgilio, Lucano y Ovidio. Estudiar filosofía le costó caro pues le convenció de que la verdad es lo más importante y empezó a odiar a los «seguidores del error y la falsedad».

Su boda con Gemma Donati, que le emparenta con una de las familias mas notables de Florencia, es un enredo de misterios. La boda tiene fecha de 1277, año en que Dante tiene once años. Caben dos posibilidades que bien Dante y Gemma se casaran realmente ese año en una boda insólita o que los notarios se equivocaron al transcribir el año.

Poco se sabe de sus actividades y negocios. Que no era rico ni pobre, sino que disponía de un patrimonio suficiente para vivir honradamente.

A los 30 años comenzó a participar en la vida política florentina. Dante no era un magnate, un grandi, era mas bien un plebeyo con aspiraciones. Se adhirió a los guelfos moderados, que defendían un encuentro entre plebeyos y magnate. Esto le enemistó con su gran amigo, el también poeta Guido Cavalcanti, que sí era un altivo y feroz magnate.

Dante fue un activo participante en el gobierno de la ciudad, un gobierno que no fue un buen gestor y llevó a la quiebra social, algo que resultó dramático para el poeta. Los guelfos se rompieron en dos bandos los negros y los blancos, donde se alistó Dante. La victoria de los negros hizo que la vida de Dante se abocara a la catástrofe del exilio. Comenzó el periodo mas doloroso de su vida que se prolongó durante sus últimos veinte años. Estando en Roma los guelfos negros tomaron el poder en Florencia y Dante a su regreso fue acusado y condenado por malversación. Marchó al exilio que se prolongó veinte años en los que participó en las tentativas de los blancos y los gibelinos por volver a Florencia, lo que siempre quiso, pero rechazó las humillantes condiciones que le exigían para ello. Pasó sus últimos años entre Verona y Rávena en uno de esos viajes contrajo la malaria y murió en Rávena donde esta enterrado.