En 1987, el francés Pierre Pachet (1937-2016) publicó su hermosa ‘Autobiografía de mi padre’, una fascinante introspección, llena de relevantes momentos poéticos, en la vida de su padre, fallecido muchos años atrás, el judío ruso Simcha Apashevsky. Periférica acaba de publicarla, en la traducción de Laura Salas.

Por boca de su hijo, el padre recobró la vida y relató su existencia en primera persona, un veloz paseo por la atribulada vida de un judío de la Europa central, con el que dio una vuelta de tuerca al género biográfico.

La velocidad del paseo, por cierto, la reserva el autor a los hechos biográficos, mientras que la vida interior es la que se desvela pausada por estas páginas, hasta que el lirismo y la emoción toman las que se centran en la vejez, cuando la ceguera va adueñándose del mundo del protagonista, un médico que salvó la vida marchándose a Francia.

Es ahí, entre la bruma, mientras trata de encontrar la verticalidad de las paredes y halla en los espacios abiertos un descanso para una existencia que se le va estrechando, cuando esta original ‘autobiografía’ alcanza las cotas más conmovedoras.

Pachet no idealiza a su padre, lo muestra, veraz e inolvidable, con sus luces y sus sombras.

Autobiografía de mi padre

  • Autor: Pierre Pachet
  • Traducción: Laura Salas
  • Editorial: Periférica
  • Precio: 16,75 €