Kiosco

La Opinión de Málaga

Cuentos

La perfección de O’Connor, maestro irlandés del cuento

En este año de Joyce bueno será fijar la mirada también en otros maestros de la narrativa irlandesa. Lo hace la editorial La Navaja Suiza que publica los mejores cuentos de Frank O’Connor y su perfección en el relato corto

La perfección de O’Connor, maestro irlandés del cuento

Chejov e Isaac Babel fueron sus maestros, se amamantó de la tradición oral que trasladaba las historias gaélicas de una generación a otra y supo reconducir y transformar en una prosa directa y bella la dureza de sus años infantiles y juveniles. Con todo ello Frank O’Connor se convirtió en el mejor escritor irlandés de cuentos durante la primera mitad del siglo XX. Su larga y prolífica obra, que abarca también la crítica y el teatro, está unida esencialmente a sus cuentos, de los que O’Connor llegó a ser un maestro gracias a su virtuosismo en la narración de la realidad irlandesa de los años posteriores a la independencia, marcados por la dureza y carestía de la vida. O’Connor fue el mejor retratista de esa realidad que le ha valido un lugar de honor junto a otros grandes como Joyce, Yeats o Samuel Beckett.

En este año de James Joyce bueno es también recordar a otros grandes, como O’Connor que mantienen el enorme fuego de la literatura irlandesa. Con gran sentido de la oportunidad la editorial La Navaja Suiza publica una recopilación de los mejores cuentos de O’Connor reunidos bajo el nombre del mas famoso de ellos: ‘Huéspedes de la nación y otros relatos.’

Son siete cuentos memorables, brillantes, llenos de perfeccionismo, al socaire de sus maestros Babel y Chejov. Resulta un privilegio leer estos relatos de O’Connor que desnudan el alma irlandesa.

Sin duda el relato ‘Huéspedes de la nación’ es la piedra preciosa de esta selección. Publicado por primera vez en 1931, retrata la ejecución de dos soldados británicos apresados por el Ejército Republicano Irlandés durante la Guerra de Independencia . La historia se divide en cuatro secciones, cada sección tiene un tono diferente. El primero revela un verdadero sentido de camaradería entre los dos prisioneros ingleses y los dos guardias del IRA que lo custodian. Pero el alto mando ordena finalmente la ejecución de los dos ingleses. La orden se cumplió, «aunque después de aquello, ya nada volvió a ser lo que era».

‘La primera confesión’ retrata los miedos y obsesiones que la Iglesia Católica inyectaba a su feligresía irlandesa. Se centra en Jackie, un niño a punto de tener su primera confesión, rastrea sus temores de ser condenado por el sacerdote, temores que solo se ven exacerbados por las burlas de su hermana mayor y el fuego y azufre de su maestro. Él busca excusas para evitar la confesión, hasta verse obligado a ir, y finalmente se da cuenta de que no tenía nada que temer. Como muchos de los cuentos de O’Connor, tiene sus raíces en una profunda fe católica y explora temas de la inocencia infantil, el conflicto entre generaciones y el miedo y el crecimiento que vienen con la madurez.

Huéspedes de la nación y otros relatos

  • Frank O’Connor  
  • Editorial: La Navaja Suiza
  • Traducción: Daniel Morales
  • Precio: 17,90€

Admirable también ‘Mi complejo de Edipo’, la historia de un niño cuya acogedora relación con su madre se ve groseramente perturbada por el regreso de su padre, un soldado de la Primera Guerra Mundial. Ya no hay lugar para Larry en la cama grande y, por supuesto, tampoco es el centro de atención de su madre. El padre ha ocupado su lugar, y se convierte en un monstruo, en un enemigo al que hay que combatir.

Compartir el artículo

stats