Kiosco

La Opinión de Málaga

Cátedra

Un enigma digno de la Roma imperial

Cátedra publica la ‘Historia Augusta’, un libro fundamental para la historiografía de Roma pese a contener todavía un mar de incógnitas

No ha habido historiador de la Antigüedad clásica de los últimos siglos que no haya buceado en sus páginas, ya sea como imprescindible consulta o para escudriñar su misterio durante largos años, como fue el caso del gran Theodor Mommsen y por supuesto, también fue de obligada lectura para Margarite Yourcernar, con el fin de dar solidez histórica a sus celebérrimas Memorias de Adriano, mientras lo mismo hace nuestro compatriota Santiago Posteguillo.

Cátedra, en una completísima edición a cargo de Javier Velaza, que también es el traductor, ha publicado la ‘Historia Augusta’, un conjunto de biografías imperiales que parece seguir la estela marcada por la famosa ‘Vida de los doce Césares’, de Suetonio.

Si este último historiador trazó la vida y obra de los amos de Roma desde César hasta Domiciano, en la ‘Historia Augusta’ se hace lo propio con los emperadores desde Adriano hasta los poco conocidos Caro, Carino y Numeriano, ya a finales del siglo III, en plena decadencia. Es decir que los dos libros parecen pasarse el testigo para repasar las luces y sombras imperiales, con la excepción de Nerva y Trajano.

Quizás lo más fascinante de la ‘Historia Augusta’ es lo que, con el paso del tiempo, los historiadores han logrado demostrar: pese a lo que proclama, no se trata de un conjunto de biografías escritas por seis autores diferentes en época de Diocleciano y Constantino, como nos desvela Javier Velaza en su estupendo estudio.

La edición de 'Historia Augusta' de Javier Velaza para Cátedra

Historia Augusta

  • Anónimo
  • Editorial: Cátedra 
  • Precio: 23,50 euros
  • 560 páginas


Se ignora quién o quiénes la escribieron, aunque las hipótesis son legión. Parece haber cierto consenso sobre la época de la redacción, entre finales del siglo IV y comienzos del V, si bien el propósito sigue sin estar claro.

La lectura de la obra, eso sí, es apasionante pese a que, como manda ‘la tradición’, esté salpicada de datos falsos y es probable que más de un emperador aparezca vilipendiado por algún ignoto motivo. Por cierto, por aquí desfila, vestido de gladiador, el cruel emperador Cómodo Antonino, reconvertido en estrella de cine por Ridley Scott. En suma, un texto imprescindible para entender la Roma imperial, aunque siga escondiendo tantos enigmas; quizás ahí estribe parte de su encanto.

Compartir el artículo

stats