Editorial Biblioteca Castro

Max Aub: El resurgir del olvido infame

En el trabajo de recuperar su portentoso conjunto narrativo Biblioteca Castro rescata dos de sus mejores novelas y una colección de cuentos 

Una fotografía de Max Aub

Una fotografía de Max Aub / Ferran Montenegro

Max Aub es una de las cumbres de la literatura española del exilio. El escritor español con más talla intelectual de la segunda mitad del siglo XX . Para siempre quedará su colosal aportación a la literatura con la saga de ‘El laberinto mágico’ (o laberinto español) que agrupa seis títulos: ‘Campo cerrado’, ‘Campo de sangre’ ‘Campo abierto’, ‘Campo del Moro’, ‘Campo francés’ y ‘Campo de los almendros’. Si en estos seis volúmenes Aub da un fiel testimonio de la tragedia de la guerra civil española, todo su trabajo posterior le encumbra como uno de los intelectuales españoles de más proyección, por su ingente y valioso trabajo como ensayista, cuentista y autor teatral. 

La permanencia de su magna obra literaria nos enseña que la victoria del franquismo que le obligó al exilio permanente y extirpó de la historia de la literatura española su nombre solo pudo vencer al hombre no al creador. Tampoco desde la recuperación de la democracia se ha hecho todo lo nececesario para rescatar su obra y darle la magnitud y trascendencia que tiene. Queda trabajo por hacer pues no es posible entender la literatura española de posguerra sin Max Aub y su prodigioso conjunto narrativo, singular por su riqueza temática, léxica y narrativa, por su amplitud ideológica.

En esta línea del trabajo que queda por por hacer se inscribe la aportación dela Biblioteca Castro, que acaba de publicar ‘Max Aub. Narrativa escogida’ que contiene dos de sus novelas más clásicas: ‘La calle de Valverde’ y ‘Las buenas intenciones’ y una recopilación de cuentos mexicanos. El análisis crítico lo realiza José Antonio Pérez Bowie, catedrático de Teoría de la Literatura y Literatura comparada de la Universidad de Salamanca, con un trabajo de investigación profundo y riguroso.

Siguiendo pues a Pérez Bowie nos lleva a los inicios de la actividad literaria de Aub en la década anterior a la guerra civil española, donde se mueve en la órbita de los grupos de vanguardia para publicar sus primeros trabajos en revistas como La Gaceta Literaria, Revista de Occidente, Azor, Nueva Cultura. Ahí aparece el poemario ‘Los poemas cotidianos’, en 1924; relatos como ‘Geografía’, en 1929 y obras teatrales como ‘El desconfiado prodigioso’ en 1924. Con su afiliación al partido socialista en 1929 su escritura comienza a adquirir un compromiso ideológico que ya no le abandonará.

El periodo más convulso, trágico y peligroso del escritor es el que va de febrero de 1939 hasta su llegada a México en octubre de 1942. Desde febrero de 1939 hasta abril de 1940 residió en París. Allí escribió ‘Campo cerrado’, la primera novela de las cinco que compondrían El laberinto mágico. En abril de 1940 es internado primero en el campo de Roland Garros, luego en el campo de Vernet d’Ariege; liberado, se instala en Marsella pero el mes de junio de 1941 vuelve a la cárcel de Niza. Es liberado y vuelto a detener en septiembre y trasladado al campo de Vernet d’Ariege y desde allí al campo de concentración de Djelfa, en Argelia, de donde logra escapar y llegar a Casablanca y de allí al exilio de México donde murió en 1972.

Volvió a España en 1972 para una estancia de tres meses que le permitió reencontrarse con familiares, amigos e intelectuales. Nada más llegar lo dejó claro: «He venido, pero no he vuelto». Fue un viaje en el que sufrió y sintió el desencanto que recogió en su ensayo ‘La gallina ciega’, la crónica amarga y lúcida de su estancia en España, donde Aub descubre con dolor la constatación de la memoria y el olvido de una España borrada en 1939.

En su novelística la realidad no es suficiente si no responde a la propia interioridad del escritor, algo que se manifiesta en el estilo. Él mismo lo señala en su ensayo ‘Discurso de la novela española contemporánea’ donde defiende «un arte en el cual la exposición de lo externo no deje de estar en concordancia con la imaginada realidad exterior». Un arte donde «imaginación y realidad contrapesen sus valores». Es lo que concibe como «realismo trascendente».

La idea clave sobre la que se expande toda su obra narrativa es la concepción del mundo como un gran laberinto, con múltiples caminos que no conducen a ninguna parte y en medio del cual el hombre se afana en encontrar una salida. Hay una percepción laberíntica de la realidad.

Una de sus principales características es el conocimiento y el dominio de la lengua que muestra Aub, que puede resultar sorprendente en un extranjero. Tiene un amplísimo repertorio léxico y de los giros y modismos castellanos. Una autentica maestro en el dominio del idioma. 

Admira a Galdós y su maestría en el uso del lenguaje popular y su estilo objetivo, directo y preciso; a Valle Inclán y su estilo personal por ahondar en la descripción de la realidad y le fascina Unamuno, su idea de España, su indagación constante en el idioma. 

Narrativa escogida

  • Max Aub
  • Editorial: Biblioteca Castro
  • 686 páginas
  • Precio: 50,00 €

La calla de Valverde  transcurre entre los años 1926 y 1927 y refleja con lucidez el ambiente social de los años anteriores a la República. Hay un retrato coral y soberbio de la sociedad madrileña de esos años, centrándose en los inquilinos de un inmueble de esta céntrica calle madrileña que Max Aub coloca en el epicentro de la sociedad. El inmueble es un hervidero donde conviven escritores y pintores que en ciernes, que buscan el reconocimiento; opositores, trabajadores chupatintas y hasta prostitutas. El día a día de cada uno de ellos, sus sueños y anhelos marca el ritmo de la narración que augura los cambios sociales que han de llegar. Desde este edificio de la calle Valverde podemos hacernos una clara idea de cómo era el Madrid anterior a la llegada de la Republica.

Las buenas intenciones. Un homenaje a Galdós, de ahí que recurra a un clasicismo realista, muy alejado de su narrativa innovadora. Ambientada en Madrid entre 1924 y 1939, aquí sí hay un héroe a la fuerza, Agustín Alfaro, hombre indolente y pusilánime, hijo único de una familia de clase media, asume la paternidad del bebé de Remedios, una humilde planchadora y se casa con ella. En realidad el niño es de su padre, amante de la joven, pero Agustín decide auto inculparse para evitar el sufrimiento de su madre. El matrimonio de ambos no cuaja y Remedios se marcha a Barcelona dejando al hijo al cuidado de Agustín y su madre. En Barcelona Remedios de la mano de Tula logra triunfar como prostituta de lujo, mientras que Agustín, en Madrid, se casa con Angelita, una joven insulsa y timorata, lo que hace que este se enrede con Pilar, que le infunde ideas anarquistas. El estallido de la guerra da a la novela una trascendencia mayor con un giro del argumento y de la narración que alcanza mayor nivel y un desenlace muy digno.

El Zopilote y otros cuentos mexicanos. Se trata de dieciocho cuentos con temáticas muy diversas; con ellos Aub demuestra ser un maestro en el arte de contar historias y de las estrategias narrativas cuando ha de atenerse incluso a los requisitos de la brevedad. Varios de esos relatos comparten la temática del exilio. Y de todos ellos, el que da título a la colección: ‘El Zopilote’ es el que tiene mayor carga emotiva, con las repercusiones y la tragedia del exilio centrado en uno de los niños huérfanos que fueron exiliados y acogidos en México.