Como responsable y cabeza visible de ‘Málaga de Moda’, Juan Carlos Maldonado trabaja para situar en el lugar que le corresponde a los creadores malagueños del sector. Promoción y visibilidad en eventos son las claves para exportar moda malagueña.

¿Cómo definiría la moda malagueña?

Definir la moda malagueña es hablar de arte, pasión, oficio y profesionalidad; es un reflejo de lo que nos identifica como pueblo: nuestro sol, nuestras costumbres y nuestra forma de entender la vida. Málaga, en sí misma, es moda. Tenemos industria, grandes empresas que exportan a medio mundo y está el artesano, el diseñador que elabora con mimo y personaliza sus creaciones. Todo eso es Málaga y todo eso caracteriza a la moda malagueña.

Cuántas empresas y diseñadores forman actualmente ‘Málaga de Moda’?

Como sabrá, ‘Málaga de Moda’ surgió en el año 2016 como marca promocional de la Diputación provincial para el impulso y la promoción del sector textil y del diseño en la provincia. Se creó en la misma línea en la que se había puesto en marcha, ‘Sabor a Málaga’ para el tejido agroalimentario. El recorrido y el número de adhesiones en ambas no es comparable porque les separan años de diferencia, pero en ‘Málaga de Moda’ lo importante no es la cantidad, sino la calidad y el enorme potencial que tiene el sector. En toda la provincia hay unas 700 empresas que se dedican a actividades relacionadas con la moda. Y lo mismo que se ha hecho y sigue haciendo con ‘Sabor a Málaga’, perseguimos desde ‘Málaga de Moda’, que se integren cuantas más empresas y autónomos posibles.

¿Cuáles son los beneficios de integrarse en esta marca de la Diputación?

Hay dos beneficios claros y muy importantes como son: por un lado, la promoción y participación de nuestras firmas y diseñadores en todos los eventos, pasarelas o ferias del sector, tanto a nivel local como internacional y, por otro, las ayudas públicas que pone a su servicio esta administración. El año pasado, y a raíz del Covid-19, diseñamos el Plan Málaga para la recuperación económica de la provincia, que incluía para nuestro tejido productivo; autónomos, empresas y diseñadores, un paquete de subvenciones por valor de casi 6 millones de euros, destinados tanto para cubrir los gastos e inversiones que han tenido que hacer nuestras empresas desde que empezó la pandemia, cubrir las cuotas de nuestras autónomos o facilitar la contratación de personal en muchas de nuestras pymes. Unas ayudas que, me consta, han supuesto una tabla de salvación para muchos negocios de la provincia y evitar así su cierre.

Aunque la marca nació hace unos años, da la sensación de que es en los últimos tiempos cuando la marca está cogiendo impulso. ¿Cómo ha sido ese trabajo que no se ve?

Los primeros años se destinaron más a dar a conocer a la marca en sí y ahora estamos enfocándonos más en nuestros adheridos y en situarlos en el puesto que se merecen en el mundo de la moda. Es verdad que este año está siendo muy complicado para nuestras firmas y precisamente, por eso, estamos impulsando su participación en todos los eventos que se celebran y no son cancelados, como el Festival de Cine, los Goya o la Semana de la Moda de Andalucía que, por primera vez este año, hemos conseguido traerla a Málaga y se celebró en el mismo Teatro Romano con gran éxito para nuestros participantes.

La moda ha sufrido mucho en el último año, ¿cómo han actuado desde Diputación?

Además de las subvenciones y la presencia en eventos del sector, uno de los grandes retos a los que se enfrenta la moda malagueña es a la globalización y al abaratamiento en los costes de producción que, a muchas de nuestras empresas, les dificulta enfrentarse a las grandes multinacionales. Por eso, y desde la Diputación provincial, tenemos claro que la moda malagueña tiene que hacer valer, por encima de todo, su calidad y prestigio y afortunadamente está dando el salto digital para ser competitiva. Y, a eso, también les estamos ayudándol ofreciéndoles las herramientas y formación necesaria.

¿Están las empresas de moda malagueñas concienciadas de la importancia de la digitalización? ¿Cuál es la función de la Diputación en este sentido?

Absolutamente. Y las que no lo estaban, se han dado de bruces con la realidad. La venta online se ha convertido en la mejor aliada para nuestras firmas. Muchas han actualizado sus webs y redes sociales para que les sirvan de punto de venta y plataforma con las que llegar a más clientes. Desde la Diputación estamos trabajado en un convenio con la Cámara de Comercio de Málaga que facilitará la transformación digital de unas 600 empresas de la provincia y, desde la propia ‘Málaga de Moda’ hemos realizado ya, en colaboración con la Escuela de negocios Esesa IMF, varios programas formativos en ese sentido, del que se han beneficiado, de manera gratuita, más de 300 personas.

¿Qué líneas de promoción se están planificando desde ‘Málaga de Moda’?

Lo más inmediato es la Pasarela Larios, a mediados del próximo mes de junio, en la que, como novedad, este año, habrá un desfile propio de las firmas y diseñadores adheridos a ‘Málaga de Moda’. En julio estaremos en la Marbella Fashion Show y para agosto estamos preparando acciones propias enfocadas, específicamente, para el sector de la moda flamenca, que debido a que no se están celebrando ninguna feria, está en una situación especialmente delicada y son muchas las firmas en la provincia enfocadas a este segmento.