17 de agosto de 2018
17.08.2018
Un vino de carácter para la fiesta

Cartojal: el vino que se hizo para el Reino Unido

Lo que en un principio, allá por la década de los 80, estaba pensado para exportar al extranjero, terminó convirtiéndose en uno de los protagonistas de esta gran cita malagueña

17.08.2018 | 23:42
La Feria de Málaga tiene en el Cartojal una de sus bebidas de referencia.

Empezó a venderse para Reino Unido, pero su popularidad en la Feria obligó a enfocar en ella su producción. Cartojal es un vino blanco, frío y dulce que produce Bodegas Málaga Virgen, la bebida por antonomasia de la Feria de Málaga. Es un hecho que se demuestra en cada edición y, prácticamente, con cada visitante

Varios días antes del comienzo de la Feria de Málaga, los transeúntes, de aspecto eminentemente rubio, de la calle Larios ya esquivaban barriles de un llamativo rosa fucsia adornado con lunares blancos.

Quién sabe si entendían de qué iba esto o si esperaban la llegada de la Feria como agua de mayo. El caso es que quien conoce el significado de la exposición de los mencionados barriles a buen seguro ha estado haciendo un gran uso de ellos durante lo que ha dado de sí esta Feria. Y lo que queda todavía.

El vino Cartojal es tan protagonista en esta época festiva como lo es el flamenco, los padres y madres que acuden con los niños cogidos de la mano, el grupo de amigos proveniente de Puente Genil o ese holandés que simplemente pasaba por aquí, mapa en mano y sandalias en pies.

Se trata de un vino blanco dulce que se sirve bien frío (en torno a los 6 y 8 grados), un concepto de bebida muy asentado en la ciudad y ligado concretamente a la Feria de la misma, donde ha ido creando tendencia en las últimas ediciones con la producción de alrededor de medio millón de botellas.

«Nos decidimos por el color fucsia rosado porque llama la atención, a la par que evoca los sentimientos alegres de las fiestas. Los puntos blancos hacen referencia al típico folclore andaluz, ya que suelen aparecer en los trajes tradicionales», cuenta Lucas Bricout, director de exportaciones y marketing de las Bodegas de Málaga Virgen, empresa que produce el vino Cartojal. «Cada provincia andaluza tiene sus propios colores y se muestran durante la Feria. En Sevilla, los colores son el rojo y el negro; en Córdoba, el verde y el blanco, y en Málaga, hemos introducido el fucsia rosado y el blanco», explica.

133 años produciendo vino

«La bodega fue fundada por mi bisabuelo, Salvador López, en 1885», explica Piluca de Burgos, directora de gestiones administrativas y financieras de Bodegas Málaga Virgen. «Decide instalarse en Málaga, en el centro, y montar allí una bodega para la crianza y sobre todo la exportación de vinos».

Hoy en día, las Bodegas Málaga Virgen tienen una planta de unos 12.000 metros cuadrados y sus viñedos se extienden a lo largo de 120 hectáreas en el municipio de Fuente de Piedra, además de otras 230 hectáreas en diferentes regiones de Andalucía.

Cuatro décadas de presencia

El vino Cartojal empezó a producirse en la década de los ochenta con la idea de ser exportado a Reino Unido. «La producción se debió al encargo de una compañía extranjera, ya que sus clientes demandaban un vino blanco y dulce. Así, empezamos a exportar el vino con un nombre diferente», explica Lucas Bricout.

Sin embargo, su popularidad en la Feria de Málaga, en la que comenzó a introducirse en la misma década a través de degustaciones desde carrozas conjuntamente con otras bodegas, obligó a enfocar la producción a la cita festiva.

El vino se hace a partir de la uva de moscatel de Alejandría, una uva autóctona de Málaga que se cultiva en la región de la Axarquía, y de la moscatel morisco. Curiosamente, la vendimia de estas uvas se realiza durante la noche, para evitar el intenso calor de los veranos de Andalucía.

Son ya 33 años los que lleva Cartojal afincado en la Feria de Málaga, 33 años representándola y animándola. Y los años que quedan todavía.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook