17 de agosto de 2018
17.08.2018
Cortijo de Torres

La noche es joven en el Real

Durante los días de Feria, cuando comienza la madrugada, la juventud llena las calles del recinto dispuesta a celebrar las fiestas

17.08.2018 | 23:53
Una Feria con ´cacharritos´ para todos. En los días de Feria en el Cortijo de Torres, la diversión va de la mano de pasarlo bien junto a la familia y amigos, comiendo, bebiendo, cantando y bailando y, por supuesto, no pueden faltar las atracciones que cada año aterrizan en el recinto. En total 101 «cacharritos»que garantiza a pequeños y adultos pasarlo en grande.
La noche es joven en el Real

El Cortijo de Torres ofrece todo tipo de actividades y diferentes ambientes adaptados a personas de todas las edades.

­Comienza a caer la tarde en la ciudad cuando los malagueños se preparan para llegar al Cortijo de Torres. Durante toda la mañana el ambiente ha sido tranquilo y algo relajado pero tras las horas en el que sol pega fuerte, el Real se prepara para una noche que no acabará hasta la mañana siguiente.

Las calles del recinto ferial comienzan a llenarse de vida. Muchas familias acuden con los más pequeños para disfrutar de las atracciones. Otras se encuentran en las peñas con amigos y conocidos para disfrutar de la gastronomía. Muchos van al Auditorio, donde anoche tocaba Siempre Así, o a la Caseta Municipal del Flamenco y la Copla, donde estuvieron Isabel Guerrero y Vicente del Pino. Otros se divierten bailando sevillanas, rumbas y canciones populares en el interior de las casetas gracias a las orquestas musicales, mientras que los jóvenes empiezan a llegar a la explanada de la juventud y a las casetas más fiesteras.

En el Real hay sitio para todos y para todo los tipos de ocio. Personas más mayores como Rafi Ruiz disfrutaban en la peña Ciudad Puerta Blanca mientras cenaba junto a su marido y unos amigos. «A la Feria venimos para disfrutar todos juntos. Llegamos a las siete, hemos estado bailando y cenando. No nos iremos tarde porque mañana hay que volver» señalaba la malagueña.

Por su parte Sabrina, flamenca que acudía a la Feria con su hija Paula y su madre Paqui, considera que el ambiente en el Cortijo de Torres es mucho más calmado que el que se vive en el Centro de la ciudad. «Llegamos a las cinco de la tarde. Desde que soy madre prefiero venir aquí porque puedes elegir en qué zona estar, hay más variedad. Nosotras al ir vestidas de gitanas nos gusta ir a las casetas más tradicionales donde el ambiente festivo es más tranquilo y familiar» apuntaba.



Pero al llegar las primeras horas de la madrugada muchos mayores vuelven a casa y los jóvenes invaden el recinto ferial dispuestos a pasar toda la noche de fiesta. Es el momento de la juventud en el Real.

Rocío, relaciones públicas de una de las casetas que cada noche acoge a cientos de jóvenes cree que estos prefieren vivir la Feria en el Cortijo de Torres antes que en el Centro Histórico de la ciudad. «Aquí hay más ambiente de Feria y más diversión. El primer día de feria y el martes pasado hubo muchísima gente y para el viernes y sábado también esperamos bastantes» explicaba.

Muchos de estos muchachos que acuden cada noche al Real eligen la explanada de la juventud como primera parada en la Feria. Anoche, mientras estos hacían botellón, antes de partir a las casetas, tocaban sobre el escenario J.J. Sprondel. Andrés se encontraba por allí con varios amigos: «Venimos directos al botellón para beber y disfrutar de la música. Aquí siempre te encuentras a muchos conocidos te lo pasas bien. Cuando acabemos vamos directos a las casetas Reinas y Colega».

Otros como Autora, Araceli o Marta vienen por primera vez a la Feria de Málaga. «Somos de Ciudad Real. En el hotel en el que nos hospedamos nos han recomendado venir aquí para disfrutar de la fiesta con gente de nuestra edad» apuntaba una de ellas.

Cuando llega el día la fiesta vuelve a trasladarse al Centro Histórico. Esta noche niños, jóvenes y mayores volverán al Real a disfrutar de la fiesta, que se prolongará hasta el domingo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook