17 de julio de 2008
17.07.2008
Arte

Delfín ahorca a sus maniquíes en Marbella

17.07.2008 | 03:28
p.s.

El diseñador avanzó su intención de organizar un desfile y de abrir tienda en la ciudad costasoleña.

Con la soga al cuello. Los maniquíes del diseñador David Delfín lucen la horca como señal de su identidad transgresora y vanguardista. Y han llegado para quedarse hasta el próximo 20 de agosto. Durante este período, el Cortijo de Miraflores acogerá el ciclo ´Marbella mítica´ dedicado al dramaturgo Jean Cocteau, con Delfín como artista invitado.
Nacido en Ronda, pero adoptado desde los tres años por Marbella, el diseñador no ocultó su emoción durante la inauguración de su primera exposición en la localidad costasoleña. Una muestra que recoge más de 40 piezas que representan su particular visión de la creación y la propia vida. Fotografías inéditas, vídeos sobre la elaboración de sus creaciones e incluso siete de sus prendas que han lucido modelos de la talla de Bimba Bosé, su musa y socia.
El blanco y el negro se imponen en su concepción del color. La sensibilidad se agudiza con la fuerza visual que transmite el sufrimiento de seres inertes, que penden colgados del techo para vestir sus diseños.
El artista rondeño no descartó la posibilidad de organizar un desfile en Marbella a medio plazo ni tampoco la de abrir una tienda para vender sus propios diseños en el plazo de dos años. "Actualmente es difícil", confesó tras reconocer que su punto de venta en Madrid "está funcionando muy bien".

Imprescindible. La alcaldesa de Marbella, Ángeles Muñoz, y la concejala de Cultura, Carmen Díaz, coincidieron en que la presencia del artista era imprescindible para abrir el ciclo que se inaugura este año. Díaz destacó la influencia de la plástica surrealista en la moda de Delfín, que ha sido exhibida en galerías tan importantes como la de Soledad Lorenzo, en Madrid, o museos como el Guggehheim de Bilbao. Muñoz, por su parte, incidió en que traer la obra del modisto multidisciplinar a Marbella es una forma de apostar por la imagen de ciudad abierta, cosmopolita e imaginativa que nunca debió perder una ciudad que estuvo tan ahogada como los maniquíes de Delfín.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Otras webs del Grupo Editorial Prensa Ibérica
 
 
 
La Opinión de Málaga