29 de julio de 2008
29.07.2008
Literatura

El nuevo genio del fantástico

29.07.2008 | 13:14
Martin se mostró encantador con las decenas de seguidores que esperaban a las puertas de la librería ´Luces´.

El escritor George R. R. Martin, cuyas ventas hacen sombra al mismísimo Ken Follet, firmó ayer en Málaga ejemplares de su última saga.

Se llama George R. R. Martin y su barba y aspecto de viejecito afable hacen que parezca salido de una novela de viejos marineros, como si se tratase del protagonista de ´Capitanes Intrépidos´, solo que él no navega y tampoco escribe novelas como las de Kipling. Este americano de 59 años comparte muchas más similitudes con J. R. R. Tolkien, del cual se considera heredero. Éstas no sólo se ciñen al larguísimo nombre sino al estilo y los personajes de su obra, cada vez más popular.

La cita fue en la librería Luces a partir de las 18.00 de la tarde y Martin, que ya había pasado por la Semana Negra de Gijón, atendió con gusto a sus seguidores, decenas de chicos y chicas (y otros no tan ´chicos´ ni ´chicas) que esperaban para tener su firma. Cuando rubricaba, los ´fans´ sonreían gustosos al poder estrechar la mano de su ídolo, todo un icono ya en los ámbitos anglosajones de la literatura fantástica y que comienza a sonar en nuestro país fuera de los circuitos de culto.

Fantasía en dosis. Defensor a ultranza del género, R. R. Martin asegura que, tomando como ejemplo a Tolkien, "hay que escribir sobre fantasía teniendo siempre un referente realista". El equilibrio entre los dos elementos ha de ser fundamental para cualquiera que se adentre en el género, aconseja.

Nacido en Nueva Jersey en septiembre de 1948, Martin ha hecho un largo recorrido antes de convertirse en novelista de éxito. Tras terminar sus estudios, realizó una prestación social sustitutoria, dirigió torneos de ajedrez e, incluso, trabajó como profesor de periodismo en un instituto de Iowa .

Al final de la década de los setenta comenzó a publicar sus primeras novelas siendo una de las más populares ´La muerte de la luz´. Dicho éxito le permitió dedicarse en exclusiva a la literatura y mezclar sus géneros favoritos: el terror, la fantasía y la ciencia ficción, un ´mix´ que es hoy su marca registrada. Después llegó el turno de Hollywood, donde llegó a ser guionista. La serie de novelas ´Canción de hielo y fuego´, integrada por títulos como ´Juego de tronos´, ´Choque de reyes´ o ´Tormenta de espadas´ es la que más satisfacciones le ha proporcionado hasta la fecha.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Otras webs del Grupo Editorial Prensa Ibérica
 
 
 
La Opinión de Málaga