21 de junio de 2009
21.06.2009
Patrimonio

La Casa del Obispo se ennoblece

20.06.2009 | 23:29
Uno de los restauradores de Tarma se esmera en uno de los detalles geométricos de la fachada del XVIII.

La recuperación de las pinturas murales del edificio pone en valor un ejemplo de la riqueza artística barroca

Tras ser el hogar del dominico Fray Alonso de Santo Tomás, que llegó a ser Obispo de Málaga, y con el paso del tiempo corralón de vecinos, las obras para recuperar la llamada Casa del Obispo, uno de los pocos edificios del siglo XVIII que aún se mantienen en pie en la zona de Trinidad-Perchel, encaran su fase decisiva para culminar en el primer trimestre de 2010.
Será entonces cuando la Empresa Pública de Suelo de Andalucía (EPSA) podrá trasladarse desde sus actuales oficinas en la calle Salitre a uno de los inmuebles con más historia de la ciudad, ubicado en la calle Cerrojo. La Consejería de Vivienda y Ordenación del Territorio de la Junta de Andalucía ha invertido 2 millones de euros en la rehabilitación de este emblemático edificio del XVIII, que se encontraba en un estado ruinoso. Los trabajos, que se encarga la empresa constructora Volconsa, según el proyecto de los arquitectos Jesús Ulargui y Eduardo Pesquera, se dividen en dos edificios independientes que irán conectados por un pasillo.
Uno de los aspectos más singulares de esta actuación es la recuperación de la primera crujía de la casa y las pinturas murales de la fachada principal, que data del segundo tercio del XVIII. Un estudio realizado en 2008 verificó la existencia de revestimientos originales y de policromías, así como la calidad de las decoraciones pictóricas conservadas.
En este primer examen visual y fotográfico, los expertos de la empresa especializada Tarma pudieron observar que bajo numerosas capas de diferentes características, tonalidades y espesor salió a la luz en casi la totalidad del lienzo, un rico y extenso repertorio de frescos murales que mostraban la riqueza artística que alcanzó en época barroca. "La cantidad de original que se mantiene en la fachada del edificio es muy importante, alcanzando el 80%, junto con su calidad ornamental e histórica han motivado la recuperación del revestimiento original", comenta Santiago González, responsable de Tarma en los trabajos en la Casa del Obispo.
Según González, el estado de los estratos pictóricos y el revoco "era aceptable o malo", dependiendo de las zonas, más o menos afectadas por las humedades o la falta de cohesión entre capas.
Bisturí. Los elementos decorativos, que los especialistas de Tarma han descubierto a base de bisturí, son muy similares a los aparecidos antes en la iglesia de San Felipe Neri, en la capilla de la Piedad o en la parroquia de Santiago.
Motivos característicos de la arquitectura fingida de la Málaga del XVIII con incisión en fresco embellecen la pared principal de la Casa del Obispo, que se reparten entre la planta baja y los dos pisos superiores. Los tonos ocres y almagra enriquecen el fondo formado por un despiece de formas geométricas, que cubre los entrepaños de estos dibujos arquitectónicos.
La delegada provincial de Vivienda, Josefa López, que visitó el pasado viernes las obras acompañada por el gerente de la EPSA, Cristóbal Fernández, aseguró que es un "proyecto muy ilusionante", porque recupera un inmueble "con gran valor histórico", y a la vez "albergará los servicios provinciales de la EPSA".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Otras webs del Grupo Editorial Prensa Ibérica
 
 
 
La Opinión de Málaga