12 de mayo de 2010
12.05.2010
Iniciativa

Abrazos gratis en la calle Larios

Los alumnos del centro Ser Persona tomarán la céntrica calle malagueña mañana de 17.30 a 18.30

11.05.2010 | 17:34

Los alumnos del centro Ser Persona tomarán calle Larios el próximo miércoles entre las 17,30 y las 18,30 horas para llevar a cabo la actividad titulada "Se regalan abrazos". El objetivo de esta iniciativa es "tomar conciencia de que todos necesitamos mirarnos a los ojos y prendernos de un poco de felicidad", según ha indicado la directora del centro, Mari Ángeles Narváez.

Los abrazos son uno de los gestos más universales que existen. Tienen muchos sentidos, entre ellos, compartir alegrías, sellar un compromiso y dar seguridad. La persona que los recibe se siente amada y protegida por unos segundos. "Los abrazos son gestos necesarios en nuestras vidas, y son algo que no practicamos habitualmente, a pesar de que facilitan las relaciones humanas", explica la responsable del centro Ser Persona.

Según un estudio realizado por la científica Kathleen Light al que hace referencia el libro "Vida Positiva", de la autora Bárbara L. Fredrickson, los abrazos y otras formas de afecto físico influyen positivamente en nuestra salud.

El estudio revela que el contacto afectuoso produce toda clase de bondades duraderas para nuestro cuerpo y afirma que las personas que reciben abrazos afectivos de forma habitual tienen niveles de oxitocina más altos y una tensión arterial más baja que las personas que no los reciben.

El estudio de Light afirma que el contacto físico cercano invade de amor nuestro cuerpo, haciéndolo más saludable. Esta experta asegura que es poco probable que un solo abrazo nos cambie la vida, sin embargo, la acumulación constante de este tipo de contacto físico es lo que proporciona la gran diferencia. Los abrazos, por tanto, no sólo nos aseguran buenas sensaciones momentáneas, sino que a la larga generan salud para nuestro cuerpo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Otras webs del Grupo Editorial Prensa Ibérica
 
 
 
La Opinión de Málaga