26 de mayo de 2010
26.05.2010
Cultura

Otro valor pictórico del Thyssen

La empresa Quibla recupera el esplendor de esta decoración mural del XVIII, muy valiosa desde el punto de vista histórico y artístico. Las pinturas, muy elaboradas, se recolocarán sobre la fachada nueva que se levantará en la calle Mártires

26.05.2010 | 07:00
Momento de la recuperación de uno de los motivos decorativos del conjunto pictórico del Museo Thyssen.

El antiguo Palacio de Villalón, sede del futuro Museo Thyssen, albergará un conjunto pictórico mural muy valioso desde el punto de vista histórico y artístico. Ya se trabaja intensamente en la recuperación de estas pinturas del XVIII que aparecieron hace algunos años en la fachada lateral de la pinacoteca, situada en la calle Mártires.
Un equipo de expertos de la empresa especializada Quibla Restaura están recuperando esta decoración mural en el mismo Museo Thyssen, para devolver el lustre a este importante ejemplo de la pintura dieciochesca, después de que el Ayuntamiento de Málaga, a través de la Oficina de Rehabilitación del Centro Histórico, diera luz verde a esta intervención.
El método del arranque ha sido el elegido para garantizar la conservación de esta decoración mural, de cuya calidad destaca la «depuración de la traza y la complejidad en su ejecución y en la iconografía», apunta la restauradora Estrella Arcos, responsable de esta actuación junto a Joaquín Gallego. Manos maestras están muy presente en estas pinturas, que se recolocarán en la primera planta de la fachada nueva que se levantará en la calle Mártires. Combinan algunas líneas incisas para los dibujos preparatorios con los «giros de pincel», y la economía de color– sólo dos tonos– para resolver los motivos con «contundencia», es muy llamativa. «La resolución es más academicista y elitista, porque era un edificio importante y debía estar la arquitectura y la decoración mural al mismo nivel», explica Estrella Arcos.
Y es que se trata de un ejemplo de valor notable dentro del conjunto de pinturas murales del XVIII. La situación de la fachada del edifico de la calle Mártires 4-6 en el trazado urbano del Centro Histórico está documentado al menos desde 1791, fecha del plano de Carrión de Mula, en el que aparece el trazado actual de la vía y en el que el edificio corresponde al número 82, identificado como Estudios Reales de Gramática, Retórica y Pintura.
El proceso de recuperación se ha dividido en varias fases. Tras una intensa limpieza y el engasado del conjunto a base de papel japonés y gasas para darle resistencia, los expertos de Quibla arrancaron las pinturas murales a través de unos rejones que han separado la capa pictórica. La restauradora detalla que se han montado en un panel específico, se están estucando las lagunas y que la culminación vendrá con la reintegración cromática de la decoración con lápiz de color y la protección final.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Otras webs del Grupo Editorial Prensa Ibérica
 
 
 
La Opinión de Málaga