La línea de avales del Estado abierta a través del Instituto de Crédito Oficial (ICO) para paliar el impacto económico y social del COVID-19 ha cerrado el año 2020 con un total de 30.865 operaciones a la que se han acogido 20.065 empresas y autónomos de la provincia de Málaga, según ha informado este lunes la Subdelegación del Gobierno.

Estas operaciones han supuesto una inyección total de financiación de 2.723,2 millones de euros al tejido empresarial de Málaga, con un aval total del Estado que ha ascendido a 2.135,6 millones de euros.

El subdelegado del Gobierno en Málaga, Teófilo Ruiz, ha recalcado que esta línea de avales ICO ha tenido una especial incidencia positiva en los sectores de turismo, ocio y cultura; construcción e infraestructuras; y servicios empresariales, profesionales y administrativos. El periodo de carencia de estas operaciones de crédito es de un máximo de dos años, mientras que el plazo de vencimiento máximo de las mismas es de ocho años.

La Línea de Avales del Estado para empresas y autónomos del Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital, aprobada el 17 de marzo de 2020, está gestionada por el ICO a través de las entidades financieras. De este modo, se concede financiación a empresas y autónomos para paliar los efectos económicos del COVID-19 a través de préstamos a bajo interés.

"Esta medida ha permitido a los autónomos y empresas malagueñas el pago de salarios, facturas de proveedores, alquileres de locales, oficinas e instalaciones, gastos de suministros y cubrir otras necesides de liquidez", ha indicado Teófilo Ruiz.