Parte de la carne en mal estado interceptada por la Guardia Civil en el marco de la Operación Pitanza estaba destinada a centros sanitarios y educativos en Málaga, aunque estas partidas han sido retiradas antes de ser distribuidas.

Según fuentes de la Guardia Civil, se han retirado productos que estaban ya a la venta pero, en el caso de Málaga, se logró interceptar antes de que fuera distribuida a un centro sanitario y varios centros educativos.

La Guardia Civil ha incautado más de 122.000 kilos de productos cárnicos y ha detenido a 14 personas por la manipulación, etiquetado y distribución de productos caducados o en mal estado que se encontraban en empresas de las provincias de Madrid, Toledo y Málaga.

Los detenidos etiquetaban y utilizaban trazabilidad falsa de productos cárnicos para ocultar y blanquear partidas caducadas o no aptas para el consumo que luego eran distribuidas en circuitos oficiales.

En la operación, se han inspeccionado diez empresas y se ha procedido al precinto de una nave desde donde se realizaban estas prácticas de manipulación del etiquetado, modificación de fechas de envasado y de congelación, y desde donde se derivaban los productos una vez manipulados, a los centros logísticos de distribución para su posterior reparto a los clientes.

La Guardia Civil ha inmovilizado más de 122.000 kilogramos de productos cárnicos, principalmente congelados de pollo, ternera, cerdo y conejo

La inspección y clausura de esta nave ilegal se produjo tras averiguar que se estaba procediendo a la manipulación y cambio de etiquetado de una partida de productos con etiquetas falsas procedentes de una empresa investigada en Málaga.

La Guardia Civil ha inmovilizado más de 122.000 kilogramos de diferentes productos cárnicos, principalmente congelados de pollo, ternera, cerdo y conejo en varias actuaciones conjuntas junto a personal del organismo autónomo Madrid Salud del Ayuntamiento de Madrid y de la Subdirección General de Higiene, Seguridad Alimentaria y Ambiental de la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid, además de sus homólogos de la Junta de Andalucía y de la JCCM en las provincias de Madrid, Toledo, Córdoba, Coruña, y Málaga.

Por todo ello se han detenido catorce personas y a la investigación de otras dos en Madrid, Getafe, Toledo y Málaga, por delitos relacionados con la seguridad y calidad alimentaria, pertenencia a grupo criminal, delitos de estafa, falsificación y contra la propiedad industrial.

La operación ha sido desarrollada por agentes pertenecientes al SEPRONA de la Comandancia de la Guardia Civil de Madrid.