Un total de 1,58 millones de malagueños se encontrarán desde este martes con el cierre perimetral de sus municipios. A la lista de 55 localidades que ya figuraban en esta situación el pasado sábado se han añadido otras 13. Apenas serán ahora 79.000 los que no tengan limitaciones de movilidad.

De la población con alguna medida de confinamiento y que representa el 95 por ciento de la censada en la provincia, casi medio millón de habitantes tendrán además la imposibilidad de acudir a establecimientos de hostelería o comercios no esenciales dentro de los términos municipales en los que residen.

En este último cupo aparecen hasta 34 municipios en el nuevo recuento ofrecido por la Junta de Andalucía y en base a la tasa de contagio de las últimas dos semanas. Fuera de esta relación aparece Málaga capital, que prácticamente roza esa tasa de 1.000 positivos que, una vez alcanzada, fuerza los cierres de establecimientos.

El resto de ciudadanos, cerca de 1,1 millones, reside en alguno de los 34 términos que arroja una tasa de entre 500 y 1.000. Es decir, el 65% de la población malagueña no podrá salir de sus términos municipales, aunque sí tendrá la posibilidad de continuar con sus compras en comercios no esenciales o en negocios de hostelería (con las conocidas limitaciones y medidas contra la expansión de la enfermedad del Covid-19).

Con estas cifras, apenas 79.000 personas residentes en 35 pueblos de la provincia son los que no están aún sometidos a ninguna restricción de movilidad. No obstante, las autoridades insisten en la opción del confinamiento voluntario de manera generalizada.