Tras el envite de Filomena e Ignacio, el tiempo concede un descanso en los próximos días. La provincia malagueña disfrutará de una sensación primaveral poco habitual durante estas fechas hasta el próximo viernes.  Las temperaturas serán bastante elevadas con relación a lo normal, se superarán con creces los 20 grados, tanto en en el interior como en la costa. En la capital, el viernes será el día más caluroso y se alcanzarán los 25 grados. En zonas del interior, como el Valle del Guadalhorce se superarán los 26ºC, mientras que en Ronda se rozarán los 22 ºC, un registro poco habitual en estas fechas.

Las temperaturas serán muy cálidas hasta el viernes, pero a partir del viernes llega un frente con posibilidad de precipitaciones débiles y que provocará que caiga el mercurio. “Este nuevo frente traerá peores condiciones meteorológicas por lo que habrá que estar atento a los avisos de las rachas de viento y de los fenómenos costeros en la provincia”, señala José María Sánchez, director del Centro Meteorológico de Málaga. 

A partir de mañana martes y hasta el próximo sábado se darán cielos despejados y algunas nubes altas en la costa. El sábado comenzarán las precipitaciones y bajará hasta los 19 grados en la capital.  El domingo cesarán las lluvias y las temperaturas en la provincia rondarán los 18 grados de máxima y 11 las mínimas.  

La sensación térmica hasta el viernes será calurosa por lo que podremos dejar un poco de lado la ropa abrigada. A partir del sábado el viento y las precipitaciones provocarán que la sensación sea más fresca aunque se lleguen a los 18 grados de máxima en la provincia.  Al haber viento la sensación térmica será inferior a la temperatura que haga.

Las temperaturas mínimas rozarán los 13 grados en la capital y 11 en el interior. Esto se mantendrá a lo largo de la semana aunque durante la madrugada del domingo las temperaturas darán un bajón y debido al viento del noroeste y a los cielos despejados las mínimas bajarán de los 10 grados en la provincia.