El Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil de Málaga, bajo la dirección y coordinación de la Fiscalía de Medio Ambiente de Málaga, investigó durante el año 2020 a 27 personas e intervinieron en toda la provincia 96 animales en actuaciones contra el maltrato y el abandono de animales domésticos.

La denominada operación Deditio se enmarca en la campaña #yosipuedocontarlo lanzada por la Jefatura del SEPRONA de la Guardia Civil contra el maltrato y abandono animal para "concienciar a los ciudadanos para que promuevan las medidas necesarias en la protección y bienestar de los animales de compañía y denunciar las conductas de las que tuviesen conocimiento". Durante este periodo se llevaron a cabo 106 actuaciones relativas a la inspección de perreras particulares, explotaciones ganaderas y núcleos zoológicos en las que se han detectado más de 454 infracciones administrativas relativas con el bienestar animal, la falta de idoneidad de los alojamientos, la falta de alimentación y agua, la higiene, la falta de asistencia veterinaria o la carencia de registros documentales.

De las numerosas actuaciones llevadas a cabo, cabe destacar algunas conductas que suponían un grave peligro para la integridad física de los animales, llegando en algunos casos a provocarle la muerte como son mantener a los animales en pésimo estado higiénico-sanitario, hacinados y con elementos peligrosos para los animales. Los agentes se encontraron con animales desnutridos, sucios, con parásitos y otras enfermedades graves sin tratar por un veterinario, o incluso animales sueltos en la vía pública sin ningún tipo de control o vigilancia que pueden llegar a provocar incidentes graves con personas y otros animales o llegar a ocasionar accidentes de tráfico.

Debe recordarse que el propietario y/o poseedor de un animal tiene la obligación legal de mantenerlo en buenas condiciones higiénico-sanitarias y de proporcionarle alojamiento adecuado y asistencia veterinaria. Durante el curso de las investigaciones se ha contado con la estrecha colaboración de veterinarios de varias oficinas comarcales agrarias (OCA) de la provincia dependientes Delegación de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural de la Junta de Andalucía en Málaga, del Colegio Oficial de Veterinarios de Málaga y con la colaboración y apoyo de algunas asociaciones protectoras de animales.