El Grupo Unicaja Banco ha logrado un beneficio neto de 78 millones de euros al cierre del complicado ejercicio de 2020 tras efectuar una dotación extraordinaria de 200 millones con objeto de cubrir el potencial impacto económico de la pandemia. Los resultados son así un 54,8% inferiores a los de 2019, donde se ganaron 172 millones. Eso sí, si no se hubiera realizado esta dotación, Unicaja habría ganado 218 millones, con un aumento del 26,6% respecto al año anterior.

"En el incierto contexto económico existente, Unicaja Banco ha primado el fortalecimiento de su buena posición de partida", ha apuntado la entidad malagueña.

El banco ha explicado este martes que las principales claves de los resultados de 2020 han sido la capacidad de generación de resultados, que permite mitigar los impactos del Covid-19; el crecimiento de la actividad de negocio; la reducción continuada de los gastos de explotación; la disminución de los activos no productivos, reforzando los altos niveles de coberturas, y las elevadas ratios de solvencia y liquidez, junto con el refuerzo de las ratios de capital, "que confirman la fortaleza de la entidad para afrontar la situación actual y seguir dando respuesta a sus clientes en el actual contexto de dificultad".

Unicaja Banco afirma que ha sido capaz de revertir los efectos negativos derivados de la paralización de la actividad originada por la declaración del estado de alarma. El margen básico, principal indicador de rentabilidad del negocio típico, ha subido un 0,2% en el ejercicio, con "importantes crecimientos" en los dos últimos trimestres, del 8,9% y el 3,7% respectivamente, tras el impacto del Covid-19 en el segundo trimestre.

Por otro lado, la contención de costes ha permitido reducido los gastos de explotación en relación a 2019 en 35 millones de euros (-5,7%). Con ello se ha mejorado el resultado básico (margen intereses más comisiones más gastos de explotación) en un 18% en relación con el ejercicio anterior, pasando de 203 a 239 millones de euros.

"Unicaja Banco ha conseguido, a pesar de las adversas condiciones económicas, seguir disminuyendo sus activos no productivos e incrementar al mismo tiempo el alto nivel de las coberturas y sus ya destacadas posiciones de liquidez y solvencia, potenciando su situación de fortaleza frente al incierto escenario económico", ha añadido la entidad.

Excluyendo las dotaciones extraordinarias comentadas por el Covid, el coste del riesgo ordinario se sitúa en un reducido nivel cifrado en 14 puntos básicos (p.b.), como en ejercicios anteriores. "Esta evolución de los saneamientos ordinarios de crédito es reflejo de la calidad de los activos de la entidad y del continuo descenso de los activos no productivos", ha detallado Unicaja Banco.

En cuanto a la actividad comercial, si bien se ha visto impactada por la pandemia, el banco afirma que empezó su recuperación en el tercer trimestre. En este sentido, el crédito no dudoso crece un 0,8% en el cuarto trimestre, dejando la variación anual en el -0,2%, con incrementos relevantes en el año en el crédito a administraciones públicas (+18,9%) y en empresas (+5%), y descensos en particulares, a pesar del crecimiento de la nueva producción en este segmento en los dos últimos trimestres.

Por otro lado, los recursos de clientes han aumentado un 6,5% en el año y un 2,6% en el cuarto trimestre. También ha sido positiva la captación de los recursos de clientes en balance, donde se ha experimentado un crecimiento del 8,7% interanual, destacando el aumento de saldos a la vista y de administraciones públicas, del 14,5% y 16,1%, respectivamente. También se han incrementado los recursos fuera de balance y seguros, que crecen un 2,6% en el último trimestre, permitiendo superar los saldos del ejercicio anterior (+0,2%), tras el negativo impacto del Covid-19 en los saldos de este apartado en el primer trimestre.

Unicaja Banco también ha destacado la "reducción continuada" de los activos no productivos (NPAs) en un 8% (-198 millones de euros) en los últimos doce meses y en un 5,6% en el último trimestre, además del refuerzo del nivel de su "elevada cobertura" (mejora en 7,3 puntps respecto al año anterior, y 0,8 puntos en el cuarto trimestre, para situarse en el 65,2%).

La "holgada posición de solvencia y liquidez" confirma así la fortaleza de Unicaja Banco, que ha resaltado el aumento de la ratio CET-1 hasta el 16,6% y la de capital total, al 18,2%, entre las más elevadas del sector, con un punto porcentual más en términos interanuales en ambas ratios y con un aumento del exceso sobre los requerimientos SREP hasta los 1.332 millones de euros..Los niveles de liquidez se mantienen elevados, con una ratio LTD del 65,2%.

"Los excesos de capital y de liquidez existentes sitúan a Unicaja Banco en una sólida posición para afrontar las incertidumbres que continúa planteando la evolución de la pandemia y permite a la entidad seguir jugando un papel relevante en el apoyo a sus clientes", ha retiterado la entidad.

En este escenario de pandemia, y en apoyo a particulares, empresas y autónomos, y en especial a los colectivos más vulnerables, la entidad ha aprobado más de 12.500 solicitudes de préstamos con aval ICO de autónomos y empresas, por un límite de 900 millones de euros, y tramitado más de 23.800 solicitudes de moratoria, tanto legales como sectoriales, sobre préstamos hipotecarios y personales, que afectan a un volumen actual de crédito de aproximadamente 860 milloness, de los que mantienen vigente su moratoria únicamente en torno a 570 millones.

El número de clientes digitales (web y app) a finales del cuarto trimestre de 2020 representó un 54,4% del total. Respecto a los canales empleados, del conjunto de las transacciones financieras y consultas, el mayor peso correspondió durante el pasado ejercicio a las transacciones digitales, tanto por web como por aplicación móvil (56% del total); el 22% tuvo lugar a través de TPV; el 16%, en oficinas, y el 6%, en cajeros automáticos.