La Diputación de Málaga ha aprobado este viernes de forma definitiva, con los votos favorables de PP y Ciudadanos, la abstención del PSOE y el voto en contra de Adelante Málaga, su presupuesto para este año, que roza los 365 millones de euros y se convierte "en el más grande de su historia con el objetivo de afrontar la grave crisis social y económica provocada por la pandemia".

En la sesión plenaria no se han atendido las alegaciones presentadas por el PSOE a las cuentas, aunque el presidente de la Diputación de Málaga, Francisco Salado, ha explicado que las reclamaciones del grupo socialista pueden seguir planteándose a través de mociones y propuestas presentadas al Pleno de la Diputación.

Además, ha apuntado que en breve se concretará la liquidación del presupuesto de 2020 y la posible incorporación de remanentes, por lo que se abrirá una línea de debate y negociación para iniciativas que hayan podido quedar fuera del presupuesto cara a lograr el mayor consenso posible.

Salado ha resaltado que el presupuesto de este año destaca por su "espectacular crecimiento --un 43% respecto al de 2020--, por ser profundamente social y por su marcado carácter municipalista e inversor". Por ello, ha incidido en que son "las cuentas de la esperanza y supondrán un gran estímulo para la actividad económica y un alivio para la situación en que se encuentran muchas personas".

"Esta pandemia global ha golpeado duramente a los principales sectores productivos de Málaga y a los colectivos más vulnerables, multiplicando las necesidades de financiación y asistencia de los ayuntamientos"

Francisco Salado - Presidente de la Diputación de Málaga

"Esta pandemia global ha golpeado duramente a los principales sectores productivos de Málaga y a los colectivos más vulnerables, multiplicando las necesidades de financiación y asistencia de los ayuntamientos", ha añadido, apuntando que las cuentas garantizan la continuidad del Plan Málaga y refuerzan el papel de la Diputación como la administración pública que más inversiones realiza en los municipios.

Por su parte, el portavoz socialista, José Bernal, ha pedido que se votara por separado las alegaciones presentadas por su grupo y la aprobación definitiva del presupuesto, algo que no es posible según ha manifestado Salado tras consultarlo a la secretaria de la institución. Los socialistas se han abstenido, pero "por no votar en contra de unos presupuestos tal y como está la situación" y sin renunciar a sus aportaciones que llevarán a pleno, instando a que si se aprueban se cumplan.

Bernal ha explicado que estas aportaciones se presentan "como una serie de iniciativas, no desde el concepto de enmienda a la totalidad sino desde el ofrecimiento de muchos alcaldes" de la provincia.

En este sentido, ha enumerado algunas de las iniciativas, como la colaboración en mejoras en infraestructuras del ámbito sanitario y asistencial, aumento de la cooperación, planes de empleo, y la ayuda a los ayuntamiento en la eliminación de residuos; "propuestas necesarias que salen de los municipios" y que, ha dicho, "vamos a seguir poniendo sobre la mesa y a disposición del equipo de gobierno".

La portavoz de Adelante, Teresa Sánchez, ha lamentado que se vuelva "a dejar fuera este año" el debate de los presupuestos y que se opte "con la mayoría absoluta, por no abrir la puerta al diálogo y a mejorar". Así, se ha mostrado a favor de propuestas del PSOE, pero en contra "del diseño, contenido y distribución de fondos de los presupuestos", por lo que el voto ha sido contrario.

Desglose del importe total

El importe del presupuesto consolidado del Sector Público Provincial durante este año se acerca a los 463 millones de euros, incluyendo los movimientos internos, por lo que se incrementa en un 43,34 por ciento respecto a 2020.

Incluye las cuentas de la Diputación de Málaga (364,95 millones de euros), Patronato Provincial de Recaudación (37,40 millones de euros), Turismo y Planificación Costa del Sol (11,67 millones de euros), seis consorcios --Bomberos (22,58 millones de euros), Residuos (19,85 millones de euros), Gestión Integral de Aguas (4,35 millones de euros), Zona Nororiental (810.000 euros), Montes Alta Axarquía (411.691,98 euros) y Parque Maquinaria Axarquía (297.201,14 euros)-- y la Fundación Madeca (331.000 euros).

El presupuesto exclusivo de la Diputación (364.959.949,63 euros) crece un 43,26 por ciento respecto a 2020, lo que supone 110,2 millones de euros más, dando así continuidad al Plan Málaga para la recuperación económica y social de la provincia. Y destaca que uno de cada tres euros (132,42 millones de euros) se dedicará a inversiones: 29,39 millones de euros serán inversiones directas de la institución y 103,03 millones de euros, transferencias a municipios, empresas y entidades para que acometan inversiones.

Una de las novedades del presupuesto es que, para poder afrontar un incremento tan importante de las cuentas, se contempla acogerse a una línea de créditos por un importe global de 100 millones de euros.

Esta cantidad se destinaría a financiar distintos proyectos, siendo 32 millones de euros para la Gran Senda, la Senda Litoral, la Senda Azul y otras actuaciones en espacios naturales del interior de la provincia; 20 millones, para movilidad y comunicaciones; 25 millones, para agua, depuración y abastecimiento; 16 millones, para obras en municipios de más de 20.000 habitantes; y siete millones de euros, para rehabilitación de edificios de la Diputación.

Las cuentas se apoyan en cuatro ejes. Por un lado, la defensa del municipalismo y la autonomía local, dotando a los ayuntamientos "de más recursos", por lo que se contemplan unas transferencias totales de 138,80 millones de euros (un 130,19% más que en 2020), de los que 100,91 millones de euros serán transferencias para inversiones y 37,89 millones de euros, transferencias para gastos corrientes de los municipios.

El segundo eje es el apoyo a las familias y colectivos vulnerables, destinando este año más de 61 millones de euros para hacer frente a las consecuencias sociales de la pandemia, principalmente a través de ayudas directas a las personas y las familias más afectadas, de proyectos de protección social y de partidas destinadas a la desinfección y a la limpieza.

Un tercer eje es el de las ayudas y estímulos a los sectores productivos para el mantenimiento de las empresas, los autónomos y la creación de puestos de trabajo, destacando los 11,6 millones (un 2% más que en 2020) para la recuperación del sector turístico y otros 17 millones de euros para trabajar en la reactivación económica y la recuperación del empleo. Esta última cantidad se ampliará a mediados de año con la incorporación de buena parte del remanente de tesorería de 2020. A ello hay que unir otros diez millones de euros del Programa de Fomento del Empleo Agrario.

Un cuarto eje se refiere a actuaciones que contribuyen a vertebrar la provincia, mejorando sus infraestructuras y equipamientos en materia de depuración y abastecimiento de agua, programas ambientales y de lucha contra el cambio climático y planes de mejora de la movilidad y las comunicaciones.

En este caso, en lo que se refieren a las comunicaciones, se han previsto 21,6 millones para actuaciones en carreteras de la red provincial, 10 millones para obras del Plan Vía-ble en caminos rurales que contribuyan a facilitar la accesibilidad, y 1,3 millones de euros para mejoras en accesos.

En cuanto a actuaciones en materia de abastecimiento de agua y depuración, se dispondrá de 15 millones de euros para un plan de obras hidráulicas en los municipios de la Axarquía, similar al diseñado en la comarca de Antequera, se realizarán actuaciones en depósitos, sondeos, conducciones y redes de suministro para un mejor aprovechamiento de los recursos hídricos.

También se acometerá un plan de obras de reparación y mejora de las 44 depuradoras de la provincia que gestiona el Consorcio Provincial del Agua, dotado con 10 millones de euros, a lo que se sumará una inversión de 872.000 euros para la construcción de la depuradora de Atajate.