La hostelería de Málaga está estudiando la interposición de demandas indemnizatorias contra la Junta de Andalucía y el Gobierno central por el cierre de su actividad, aunque se presentarán, en principio, de forma individual.

La Asociación de Hosteleros de Málaga (Mahos), que está asesorando legalmente a los propietarios de los negocios a través de videoconferencias con tres despachos de abogados, explica que las demandas se presentarán de forma individual ya que difieren las circunstancias económicas de los bares y restaurantes, por lo que no plantean una acción conjunta como entidad.

"Como asociación no se va a plantear, se va a plantear individualmente porque es verdad que la circunstancia de cada negocio es distinta y los informes económicos que tendrá que presentar cada negocio son distintos", ha afirmado el presidente de Mahos, Javier Frutos. Por otro lado, serán los despachos de abogados los que decidan si existe un número considerable de demandas como para presentarlas de forma colectiva.

Sobre la decisión del Tribunal Superior de País Vasco (TSPV) de reabrir, de forma cautelar, la hostelería en aquellos municipios "en zona roja" -con una incidencia acumulada por encima de los 500 casos por cada 100.000 habitantes-, Frutos ha señalado que es la prueba de que no existe "ningún tipo de nexo entre los contagios y la hostelería" y ha reiterado que el gremio "no es el problema, es la solución".

El empresario Rafael Prado coloca un cartel en la puerta del Café Central Álex Zea

Así lo ha mantenido durante una pegada de carteles simbólica con el lema "no cierro, me cierran", que ha arrancado en la plaza de la Constitución con el propósito de pedir "respeto" a las administraciones después de casi un año de actividad "restringida". La asociación insiste en que la situación es ya "insostenible" en el sector y lamenta que antes de la pandemia englobaba unos 18.000 negocios y más de 90.000 empleos en la provincia mientras que ahora podría enfrentarse a un cierre del 50% de los establecimientos.

Reapertura no rentable

La asociación asegura que la muy posible reapertura de la hostelería de la capital y otros 16 municipios a partir de mañana sábado -el Comité Territorial de Salud debía haberlo confirmado en el día de ayer pero lo pospuso a hoy por "ajustes administrativos"- no será "rentable" para los negocios debido a las limitaciones impuestas en los negocios y los mensajes de las autoridades públicas para que la población "se quede en casa".

"Incluso abriendo a las seis de la tarde, con las restricciones de no usar la barra, el 30% de aforo interior, el 75% de aforo fuera, esto además con los metros que tienes que dejar entre los comensales, hace que la capacidad total de un establecimiento prácticamente no pueda llegar ni al 15% de su facturación total. Si a esto le sumamos que todas las comunicaciones que se están dando por parte de las administraciones es que la gente no salga simplemente a trabajar y a su casa, pues te quedas sin clientes", ha recalcado Frutos.