El del próximo 7 de marzo será el primer congreso de la historia del PP de Málaga que se celebre de modo telemático. Y a la candidatura a la reelección presentada por Elías Bendodo -presidente provincia desde 2008- no le han salido rivales. Basta con asomarse a las redes sociales, en las que cargos públicos populares difunden incluso imágenes con la firma del aval con el que le muestran su apoyo.

Aunque hasta este lunes 15 de febrero pueden presentarse otros candidatos si reúnen al menos un centenar de respaldos, en el seno del partido han cerrado filas y dejan claro que, ahora mismo, la alternativa a Elías Bendodo «ni está ni se le espera». Por ello, no hará falta primarias y, el 27 de febrero, en lugar de votar a un presidente se elegirá a los compromisarios para el cónclave del 7 de marzo.

Una consigna de unidad reinó, precisamente, en la celebración de la Junta Directiva Provincial de la semana pasada en la que se formalizó la convocatoria del congreso. La reunión no solo sirvió como el punto de partida en el que Bendodo recabó el apoyo de todo su organigrama y los pesos pesados, incluido el alcalde Francisco de la Torre. Además, el dirigente nacional Teodoro García Egea y la andaluza Loles López aquilataron la confianza del aparato de Génova.

En este preciso instante, Málaga y Almería portan los galones de plazas más tranquilas y rentables a nivel electoral para el PP andaluz, y eso se traducirá en esta provincia en más continuismo. En los mentideros cercanos al partido se da por hecho que Patricia Navarro y José Ramón Carmona seguirán siendo los principales lugartenientes de Elías Bendodo como secretaria general y coordinador provincial, respectivamente. Extrañaría, incluso, que el beligerante político antequerano ascendiese a ‘número 2’.

Cuarto mandato

Elías Bendodo afrontaría, si el 7 de marzo vuelve a ser elegido tal y como parece previsible, su cuarto mandato como presidente del PP malagueño. Su aproximación a la cúpula provincial del partido empezó a ser una realidad en el verano de 2007, cuando sustituyó al entonces alcalde de Vélez-Málaga, Francisco Delgado Bonilla, como secretario general -cargo que ahora ocupa Patricia Navarro- y se convirtió en el ‘número 2’ de la directiva liderada por Joaquín Ramírez. Poco más de un año después, en el otoño de 2008, Bendodo fue el elegido por el presidente en aquel momento del PP andaluz, Javier Arenas, para emprender una renovación en el PP de Málaga y, a pesar de que Ramírez llegó a recabar apoyos para su reelección, la suya fue finalmente la única candidatura en liza.

A sus 34 años, inició la etapa que aún perdura como máximo responsable provincial del PP, de modo que un nuevo mandato le ofrecería un horizonte hasta 2025 y rozaría la ‘mayoría de edad’ en el despacho principal de la sede provincial, que con él al frente llegó a ser trasladada en 2010 desde la céntrica calle Salvago hasta su emplazamiento actual en la avenida de Andalucía de la capital malagueña. En el anterior congreso, en mayo de 2017, la candidatura que le dio la reelección a Bendodo obtuvo un respaldo de casi el 100% de los participantes -un 99,5%- y no hubo un solo voto en contra (solo seis en blanco y dos nulos) entre los casi mil sufragios emitidos.

Comité organizador

El alcalde de Alhaurín de la Torre, Joaquín Villanova, vuelve a gozar del rol de la responsabilidad y ostentará la presidencia del Comité Organizador, al igual que en la edición anterior. Le acompañarán en esta misión como vicepresidentas la vicesecretaria del PP de Málaga capital, Elisa Pérez de Siles, y la vicepresidenta cuarta de la Diputación Provincial de Málaga, Natacha Rivas. El secretario será el edil de la capital malagueña y vicesecretario de Estrategia Electoral de la formación, Jacobo Florido.

Asimismo, ejercerán como vocales del mismo comité otros dirigentes del PP malagueño, como José Ramón Carmona, Manuel Marmolejo, José Antonio Víquez, Pedro Godino, Lisandro Vieytes, Salomé Hidalgo, Víctor Romero, Rocío Ruiz, Carlos Rubio, Miguel Ángel Ruiz, José María Molina y Carlos Conde.

También gozará de cierto protagonismo la diputada nacional y portavoz de Hacienda del PP en el Congreso de los Diputados, Carolina España, quien el 7 de marzo coordinará el comunicado de carácter económico ‘Málaga, la fuerza económica ante su mayor reto’-

Además, otro comunicado de índole social, titulado ‘Gobiernos responsables en la recuperación del bienestar social’, estará a cargo de la vicesecretaria de Bienestar Social del PP andaluz, la fuengiroleña Ana Carmen Mata.

Un mensaje de estabilidad y unidad en tiempos convulsos

El hecho de que el 7 de marzo aún no se habrían cumplido los cuatro años desde el anterior congreso del PP de Málaga, celebrado en mayo de 2017, ha motivado la convocatoria de este nuevo cónclave orgánico con carácter extraordinario, una vía que ofrece trámites más ágiles que la convocatoria ordinaria.

En tiempos difíciles marcados por la repercusión del caso Bárcenas, el partido de centro-derecha ha elegido los meses de marzo y abril para celebrar estos cónclaves orgánicos en las provincias andaluzas en el marco de una estrategia encaminada a lanzar un mensaje de unidad y estabilidad.

Además, esta fórmula acorta los plazos y ha sido considerada como más idónea en tiempos de pandemia. El de Málaga será el segundo de los ocho congresos provinciales previstos en la región. El hielo lo romperá, solo un día antes, el PP granadino.