La brecha salarial entre hombres y mujeres sigue enquistada en Málaga. Las condiciones laborales de las trabajadoras en la provincia continúan reflejando condiciones bastante peores que las de sus colegas masculinos, ya que ellas presentan unos salarios anuales un 21,5% inferiores, según han denunciado este lunes los sindicatos CCOO y UGT con motivo del Día por la Igualdad Salarial, que se celebra cada año el 22 de febrero. En 2019, los ingresos medios anuales del hombre (19.354 euros) estuvieron más de 4.000 euros por encima del de la mujer (15.183 euros), según los datos recabados por las centrales a partir de las estadísticas de la Agencia Tributaria. La brecha en 2018 fue del 21,9%, por lo que la reducción de la misma es muy pequeña de un año para otro.

Según estas cifras, en España hay un porcentaje de brecha salarial entre mujeres y hombres del 21,42% y en Andalucía del 24,68%, siendo esta comunidad la tercera con mayor diferencia salarial entre mujeres y hombres, y con los salarios más bajos de España.

Una de las claves es que las mujeres son "mayoría abrumadora" en los contratos a tiempo parcial, con alrededor de un 70% de los afiliados a la Seguridad Social en Málaga en esta modalidad, mientras que son minoría en los contratos a jornada completa (un 40%).

El secretario general de CCOO de Málaga, Fernando Cubillo, ha afirmado que, haciendo el cáclulo a la inversa, los hombres cobran un 27,8% más que las mujeres y ha criticado que si la situación no cambia y que, a este ritmo, la brecha salarial en Málaga no desaparecerá hasta dentro de 126 años. Según ha explicado, la brecha salarial existe en los convenios, en las categorías profesionales, en las prestaciones sociales, en los ERTE y en las pensiones.

Como ejemplo, ha informado que el 51,2% del total de las trabajadoras malagueñas no llegan a 900 euros mensuales, cuantía que está por debajo del Salario Mínimo Interprofesional (SMI). Eso se refleja también en las pensiones, donde la brecha en la provincia se sitúa en un 40%.

Por su parte, a secretaria de Igualdad y Políticas Sociales de UGT Málaga, María Adela Zafra, ha afirmado que "la desigualdad laboral es un factor determinante para la desigualdad social y económica de las mujeres".

"El trabajo de las mujeres se valora por debajo de su valor real, independientemente de la cualificación que tengan y el puesto que ocupen. Se les paga menos que a los hombres en todos los sectores y ocupaciones", ha comentado. Según la responsable de UGT, "si el valor que se da al trabajo fuera objetivo, integrador, no pleno de estereotipos de género, y tuviera en cuenta todas las tareas, funciones y penosidad de trabajos realizados por mujeres, históricamente denostados, seguramente el valor económico que se le asignaría a determinados sectores de producción sería mucho mayor".

Zafra ha recordado que en enero de 2021, del total de 200.862 personas paradas en Málaga, 115.425 son mujeres, el 58,8% del total. Y de los contratos registrados ese mes, un total de 44.993, el 56,78% fue a hombres frente al 43,22% correspondientes a mujeres.

A su juicio, la edad, la formación y la segregación influyen de igual medida en el paro. "Hay más mujeres paradas en todos los tramos de edad, pero hay más diferencia entre el paro de jóvenes. Además, las mujeres son mayoría de entre los parados de larga duración, 63.230 mujeres frente a 36.139 hombres", ha señalado.

Respecto a la evolución del empleo en el año 2020, UGT dice que la pandemia ha afectado más al empleo de las mujeres, al tener más incidencia en sectores muy feminizados como la hostelería y el turismo. "La crisis del coronavirus ha afectado especialmente a quienes tenían peores condiciones laborales, como sucede a las trabajadoras, debido a la destrucción de empleo o a la reducción de horas trabajadas", ha comentado.

Otra razón es la asunción de las responsabilidades familiares durante el estado de alarma. En el caso de mujeres con hijos e hijas, el sindicato dice que más del 66% se vieron obligadas a quedarse en el hogar para asumir los cuidados de menores y personas dependientes, además de ver incrementadas sus horas de trabajo doméstico.

La destrucción de empleo derivada de la crisis también ha afectado más a las mujeres. En Málaga, con datos de enero, hay un total de 34.043 personas en ERTE, de las que 17.400 son mujeres, un 51,11%, y 16.643 hombres, un 48,8%.

"Debemos mejorar las condiciones horarias, mejorar la distribución de la jornada de trabajo y descansos, permisos, licencias y vacaciones y reducciones de jornada, habrá que valorar situaciones familiares y personales de especial dificultad, como las familias monomarentales o las familias con discapacidad, o que no tienen cobertura para atender a menores o mayores dependientes a su cargo. Lo que no se puede hacer es recuperarnos económicamente de la crisis a costa del derecho a conciliar", ha reclamado Zafra.

El sindicato también considera que las personas que se hayan visto abocadas a reducir totalmente su jornada, en su mayoría mujeres, deberían tener cobertura económica para cubrir necesidades familiares esenciales.

Por último, la secretaria de Igualdad de UGT ha recordado que a partir del 14 de abril entrará en vigor el Reglamento de Igualdad Retributiva, que plantea directrices de cómo llevar a cabo el registro salarial y la auditoría salarial. Eso conlleva la revisión de todos los convenios colectivos para introducir los registros salariales, así como la elaboración y revisión de los Planes de Igualdad en las empresas de más de 100 personas trabajadoras

UGT Málaga ha reivindicado, entre otras medidas, restringir y endurecer las contrataciones a tiempo parcial en Andalucía estableciendo medidas que favorezcan la contratación de calidad, y retirar ayudas públicas a empresas o entidades que discriminen a mujeres. La central pide sanciones de la autoridad laboral a empresas "que discriminen a mujeres en razón de su sexo, que incurran en discriminaciones salariales por razón de sexo y que no tengan planes de igualdad si tienen la obligación por ley".

CCOO en Málaga plantea, por su parte, el cumplimento de la Ley de Iigualdad Salarial y Planes de Igualdad 6/2019 de 1 de marzo de medidas urgentes para garantía de la igualdad de trato y de oportunidades entre mujeres y hombres en el empleo y la ocupación, "y un mayor seguimiento por parte de la Inspección de Trabajo, para garantizar el cumplimiento de estas normativas".

"Es imprescindible identificar y penalizar especialmente las discriminaciones directas e indirectas, sobre todo las debidas a las incorrectas valoraciones de puestos de trabajo, lo que ocurre cuando desempeñando un trabajo de igual valor, dado que para el mismo se exige el mismo nivel de formación y/o responsabilidad, se percibe una retribución inferior sin justificación objetiva", señala..

Por ello, CCOO reivindica la creación de una unidad específica dentro de la Inspección de trabajo con personal cualificado, dotación económica y de RR.HH. para garantizar la igualdad en el ámbito laboral, con funciones específicas para el control y la vigilancia de las actuaciones empresariales en esta materia (brechas, conciliación, salud laboral, etc), y con capacidad sancionadora.