¿Qué siente al celebrar el Día de Andalucía en plena pandemia?

Estamos recordando a quienes no han podido celebrarlo porque han perdido la vida. No se puede celebrar en condiciones normales, todo es más restringido. Estas circunstancias especiales también nos permiten mirar más hacia adentro y admirar el verdadero sentido que tiene el Día de Andalucía: la reivindicación que supuso la autonomía o cómo se le negaban a Andalucía competencias que ya tenían otros territorios.

¿Qué le parece el órdago de Vox que encomienda al pin parental su apoyo al Gobierno andaluz?

Es una amenaza que no debería tener lugar en la democracia. Demuestra que el Gobierno de Andalucía está secuestrado por la ultraderecha. Si el Gobierno andaluz cede a este chantaje, tendrá muy poca legitimidad para justificar que es un Gobierno moderado. Este Gobierno fue el primero que le abrió las instituciones a la ultraderecha. Sellaron un acuerdo en cuestión de horas y ahora vemos cómo tiene que estar siempre al dictado de lo que dice la ultraderecha.

¿Está contemplando su grupo parlamentario, en su trabajo diario, un posible adelanto electoral?

El grupo socialista está muy centrado en defender las competencias de Andalucía y en hacer una tarea responsable debido a la pandemia. Pero, evidentemente, lo hará sin dejar que se ceda a cuestiones de la ultraderecha relacionadas con el pin panteral, los temas de igualdad o la defensa de los servicios públicos. El calendario para convocar elecciones le corresponderá al presidente de la Junta. El PSOE se encargará de trabajar para evitar que se pierdan conquistas y derechos que han costado 40 años llevarlas a cabo.

Hace dos semanas, el PP dio su nombre y el de María Gámez ligándolos a las ayudas investigadas a Isofotón ¿fue un golpe bajo?

Fue para tapar cuestiones que deben preocuparle mucho como los papeles de Bárcenas o la trama Gurtel. Es preocupante que el PP esté centrado en esto y no se dedique a sus tareas de gobierno en Andalucía. Estamos tranquilos porque si tuvieran algún papel lo habrían sacado. Los retamos a que saquen cualquier documento porque no es así. Nadie de Málaga ha tenido responsabilidad en ese asunto.

¿Tiene noticias de que PSOE y Unidas Podemos se llevan muy mal en el Gobierno de coalición?

El Gobierno de coalición comparte una agenda clara en los temas de salud, empleo y protección social. Son dos partidos distintos, cada uno con su programa, pero tienen claro cuál es la prioridad. La prioridad en este momento del Gobierno, y de todas las instituciones, tiene que ser la vacunación y la recuperación. Son los dos temas que suponen esperanza y nos llevan a la salida de esta crisis.

¿Le agrada que la nueva Unidas Podemos andaluza hable ya de apoyar gobiernos del PSOE?

Siempre tiene que haber una posibilidad de entendimiento entre las fuerzas ideológicas próximas. Hay cuestiones programáticas o de organización que nos separan y o muchas que nos unen en el ámbito ideológico. Que lo digan es normal.

¿Le extraña que el alcalde de Málaga pida la fusión de PP y Cs?

Conocemos al ‘verso suelto’ que es el alcalde de Málaga. Le gusta hacer este tipo de anuncios en la prensa y, luego, vemos cómo pacta con un tránsfuga como el señor Cassá pero mantiene el apoyo de Cs. Son ocurrencias que demuestran que es capaz de hacer cualquier cosa para mantenerse en el Gobierno.

¿Le duele como antequerano que Nutriscore cuestione el valor nutricional del aceite de oliva?

En primer lugar, hay que conocer bien lo que supone este tipo de etiquetados. Parece que no está hecho para determinados productos, como el aceite y el jamón. Voy a seguir defendiendo las cualidades del aceite y del jamón porque están demostradas. Habrá que demostrárselo a este organismo para que estos productos sigan siendo reconocidos como lo saludables que son.

¿Tiene sentido la polémica entre Bendodo y Garzón?

El señor Bendodo ha intentado utilizarlo demagógicamente y de forma poco seria y nada elegante.

¿Pondrá la mano en el fuego por Susana Díaz en las primarias?

Estamos centrados fundamentalmente en las tareas que nos exigen los ciudadanos. En la salida de esta crisis y en que nadie se quede atrás. Cuando llegue el momento, nos posicionaremos. En Málaga, somos una dirección que es responsable y leal con el secretario general de España y la secretaria general de Andalucía. Cuando llegue el momento, los militantes son los que tienen que decidir.

¿Qué le diría a los alcaldes de esta provincia que ya piden un cambio en el PSOE andaluz?

Diría lo mismo. Seguimos empeñados en que la gente pueda volver a la normalidad. En todas las instituciones, ya sea en tareas de gobierno o de oposición, los socialistas y las demás fuerzas deben tener ahora la misma prioridad.

¿Empieza a ser el PSOE malagueño un poco menos susanista?

El PSOE malagueño está centrado en su tarea de atender a las preocupaciones de la gente, que tienen mucho que ver con la pandemia.

¿Le extraña que el alcalde de Sevilla, Juan Espadas, haya pasado de la sintonía con Susana Díaz a estar posicionado en primera línea del sector crítico, dispuesto a ser el sucesor?

No estamos ahora mismo en discusiones internas y nuestra principal tarea tiene que ser la de atender a las preocupaciones de la gente. No creo que la gente esté ahora mismo en esas cuestiones.

En octubre se celebrará el Congreso Federal en Madrid. ¿Apoyará a Sánchez aunque Ferraz esté impulsando una candidatura para renovar el PSOE andaluz?

En el PSOE de Málaga estamos trabajando de forma leal tanto con el partido a nivel federal -con Pedro Sánchez- como en Andalucía con su secretaria general Susana Díaz. Por lo tanto, el partido tiene nuestro apoyo a todos los niveles.

¿Es consciente de que este año también está en juego su futuro como líder provincial del PSOE?

Eso es, personalmente, lo que menos me preocupa. Nuestra principal obsesión es que podamos superar esta crisis sanitaria y afrontar la recuperación. Lo demás no me preocupa absolutamente nada.

¿Se imagina tanto tiempo en el cargo como su homólogo en el PP, Elías Bendodo, que lleva 13 años y ahora será otra vez reelegido?

Aunque otros no lo son con las nuestras, voy a seguir siendo muy respetuoso con las cuestiones internas de otros partidos. Como digo, estoy centrado en el trabajo que tenemos que hacer en plena pandemia y lo personal ahora mismo no me importa. Pero, desde luego, no me veo tanto tiempo como puede llevar el señor Bendodo.