Los centros hospitalarios han liberado 645 camas hospitalarias en el plazo de un mes. Actualmente restan 365 pacientes ingresados, por los 1.010 que en las primeras horas de febrero marcaron el máximo de toda la tercera ola en este apartado.

El balance diario de la Consejería de Salud y Familias depara además seis fallecidos con coronavirus, la mitad de los contabilizados en las últimas 24 horas en la región. Cinco decesos agrega Cádiz y Almería, uno. Ninguna otra provincia ha tenido que lamentar nuevas víctimas mortales.

El recuento de nuevos contagiados añade 115 casos en suelo malagueño, frente a los 165 de la provincia de Sevilla. En Andalucía son 610 los correspondientes a esta nueva actualización. En los últimos siete días, los seis distritos sanitarios malagueños han sumado algo menos de 1.500 nuevos positivos, como síntoma más que evidente de la bajada de la curva de esta tercera ola hasta mínimos que se remontan a las primeras semanas del año.

La presión hospitalaria a corto plazo, más allá del balance del último mes, también es positiva en cuanto al cómputo total de pacientes ingresados. Son este lunes 12 menos que en la víspera, si bien es cierto que en UCI hay ahora 59 personas, dos más que este domingo, aunque son 25 menos que hace siete días.

Acerca de la buena evolución de los contagios durante las últimas semanas, cabe destacar que con la jornada de este lunes ya son cinco los días en lo que va de año que se contabilizan menos de 200 nuevos positivos. A los 115 casos de esta nueva actualización hay que añadirle los 162 de este domingo 28 de febrero. Tampoco superaron esa barrera ni el lunes 22 (108 contagios por la enfermedad) ni al día siguiente, martes 23 (194 positivos). Para encontrar otras dos fechas en las que no se pasó de los dos centenares de nuevos casos confirmados hay que irse a los primeros días de enero, hace justo dos meses. Entre uno y otro extremo de esta tercera ola, el domingo 31 de enero, justo cuando la cifra de nuevos contagiados se disparó hasta un máximo de toda la pandemia, con 1.787 casos en apenas 24 horas. Fue un máximo que superó al del sábado 23 de enero, cuando fueron 1.737 en el cómputo de los seis distritos sanitarios malagueños.

La menor incidencia de lo que va de año se había producido justo cuando las autoridades sanitarias empezaban a hablar de manera abierta de una tercera ola. El lunes 4 de enero se contabilizaron 198 positivos, mientras que al día siguiente fueron 188. Desde entonces los números empezaron a dispararse y así se alcanzó el lunes 11 un millar de afectados confirmados en apenas 24 horas.

La curva de fallecidos también empezó a mostrar datos preocupantes con dos semanas de retraso. Así , después de que no hubiese habido ningún muerto con coronavirus el jueves 7 de enero, los guarismos crecieron hasta los 14 decesos del 19 de enero, o los 22, del día 26. Los máximos de esta tercera ola se registraron los días 9 y 12 de febrero, con 28 y 29 víctimas mortales, respectivamente.