La tercera ola de contagios de la pandemia siguió castigando duramente durante el mes de febrero el mercado laboral de Málaga, que encadena ya seis meses de subidas consecutivas del desempleo y que ha vuelto a disparar además en un 20% la cifra de trabajadores en ERTE debido a las limitaciones a la actividad comercial. El paro subió en 3.431 personas, su mayor aumento para un mes de febrero desde 2013, y alcanza un total de 204.293 desempleados (86.514 hombres y 117.779 mujeres), según los datos publicados ayer por el Ministerio de Trabajo y Economía Social.

Con las actuales series estadísticas, que engloban los últimos 20 años, el tope histórico del desempleo en Málaga sigue estando en los 218.471 parados de febrero de 2013, aunque CCOO advirtió que ya se han alcanzado récords negativos en dos apartados concretos : el de mujeres desempleadas (la citada cifra de 117.779 es la mayor de la que hay constancia) y el de paro en el sector servicios (148.020 entre ambos sexos).

La comparación interanual también sigue siendo muy negativa, ya que febrero de 2020 fue el último mes de normalidad antes del estallido de la pandemia. Así, Málaga presenta 50.807 parados más que entonces (el incremento es del 33,1%) y el dato más alto desde 2014, justo cuando empezaba a dejarse atrás lo más duro de la anterior crisis. La provincia malagueña es la tercera donde más ha subido el paro en estos últimos doce meses tras Madrid (94.205) y Barcelona (83.061).

El incremento del paro en febrero estuvo protagonizado por el sector de los servicios, con 2.262 parados más, la agricultura (458) y la industria (221), mientras que la construcción fue el único segmento que redujo paro (-219). El colectivo de personas sin empleo anterior, que incluye a los jóvenes que buscan su primer trabajo, aumentó en 709 parados.

La cifra de ocupados también sigue a la baja, con una caída de 2.642 afiliados a la Seguridad Social que deja a Málaga con 591.037, según el Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones. En relación a hace un año, el volumen baja en 28.004 (un 4,5%). Málaga es la cuarta provincia con mayor caída interanual tras Madrid (-69.229), Barcelona (-66.970) y Baleares (-28.432).

Respecto a los afectados por ERTE, la cifra en Málaga se sitúa en 41.516 personas (7.113 más que el mes pasado, un alza del 20%), lo que evidencia que muchas empresas han tenido que recurrir de nuevo a los expedientes para aplicar suspensiones de empleo o reducciones horarias ante las restricciones comerciales impuestas en Andalucía. Si en enero eran 7.500 empresas las que tenían un ERTE activado, ahora a cierre de febrero, han sido 8.588.

Respecto a la contratación, en febrero se firmaron 41.702 altas un 30,8% por debajo del nivel de febrero de 2020. Sólo un 9% fueron contratos indefinidos.

De los colectivos con especiales dificultades de acceso al empleo destaca el número de parados mayores de 45 años, que asciende a 94.217, un 46% del total de la provincia, según UGT.

Andalucía supera el millón de parados y España los cuatro millones

Andalucía ha superado la cifra del millón de parados (1.002.104) al sumar 14.418 desempleados más en febrero. En términos interanuales, el paro creció en 195.340 personas, con un incremento del 24,2%. La Seguridad Social cerró febrero con una bajada de 3.834 afiliados en Andalucía y un total de 3.095.272 ocupados, con una caída del 0,12% en comparación con el mes anterior y del 1,39% sobre el mismo periodo del pasado año. Andalucía tiene a121.398 trabajadores incluidos en ERTE, lo que representa el 3,9% de los afiliados. En España, el número de parados subió en 44.436 desempleados en febrero, su mayor alza en este mes desde 2013. El Ministerio atribuyó este repunte al «fuerte impacto» de la tercera ola de la pandemia y a las «severas restricciones» que se han impuesto para frenarla. Con este aumento del paro, el quinto consecutivo, el volumen total de parados supera los cuatro millones por primera vez desde abril de 2016. A nivel nacional, la Seguridad Social ganó en febrero 20.632 cotizantes y llegó a los 18.850.112 afiliados. Pero en el último año ha perdido 400.117 (-2,08%). A nivel nacional, el número de trabajadores incluidos en ERTE cerró febrero en 899.383 personas, lo que supone 160.414 más que en enero, también reflejo de las restricciones a la actividad.

El secretario general de UGT en Málaga, Ramón Sánchez-Garrido, dijo que todos estos datos reflejan el efecto de las medidas restrictivas de la tercera ola, y aunque las calificó de «necesarias», lanzó también un reproche al Gobierno. «No podemos obviar que la actual regulación del mercado es la que marca la evolución, por eso cuando la ministra Nadia Calviño afirma que derogando la reforma laboral no cambiarían las cosas, hay que responderle que con normas que empobrecen a la clase trabajadora, la crisis incide con más fuerza en las personas más desfavorecidas», dijo.

En CCOO, la secretaria de Empleo y Formación, Patricia Laguna, afirmó que el paro está afectando en mayor proporción a las mujeres y recordó que la contratación está bajando a nivel interanual a ritmos del 30%, lo que está dejando fuera del mercado a miles de trabajadores temporales.

Por su parte, la Confederación de Empresarios de Málaga (CEM) afirmó que la subida del paro en febrero se debe a las restricciones horarias y de movilidad, que «dificultan la productividad y el consumo» y que han afectado a las rebajas, fundamentales para el comercio. La patronal reclama ayudas para que las empresas mantengan el empleo, con especial apoyo a hostelería y comercio.