El consejero de Salud, Jesús Aguirre, considera que hasta abril o mayo no llegarán a Andalucía las dosis suficientes para cumplir el plan de vacunación masiva de medio millón de dosis a la semana.

«Este escenario será posible con la administración de las vacunas de Pfizer y Moderna, de Estados Unidos, y la Sputnik rusa que posiblemente se incorpore a la compra centralizada que hará la UE», dijo ayer en el Parlamento.

El consejero confirmó que en marzo no habrá una aumento de dosis respecto a febrero, por lo que se quejó de que con la actual entrega de vacunas «se hace difícil» la planificación prevista.

Según sus datos, a día de hoy se han recibido 1.022.130 vacunas; esta semana han llegado 179.300 dosis: 72.220 de Pfizer, 37.700 de Moderna y 64.400 de AstraZeneca, «bastantes menos» de las anunciadas por el Ministerio en el Consejo Interterritorial de Salud. Se han administrado 836.656 vacunas y con la pauta completa hay 238.284 andaluces, un 2,75 % de la población, lo que «no invita a tocar campanas».

El 43% de los mayores de 80 años ha recibido la primera dosis y la segunda, un 5,41%, mientras que más del 50% de docentes ya tienen la primera dosis. A nivel de residencias, el 99% de residentes ha recibido la primera dosis y cerca del 85% tiene las dos dosis.

El plan de la Junta incluye 747 puntos de vacunación en grandes espacios como campos de fútbol, plazas de toros, aparcamientos o campus universitarios, mientras en los pequeños municipios se usarán las ocho unidades móviles de los cribados masivos.

Elías Bendodo, pidió ayer jueves no precipitarse en la desescalada de las restricciones para gestionar la tercera ola de la pandemia

«Ningún andaluz se quedará sin vacunar si no se puede desplazar al punto de vacunación», aseveró Aguirre, que se mostró convencido de que la esperanza para controlar la pandemia es la vacunación.

El portavoz de Salud del grupo socialista, Jesús María Ruiz, reclamó al consejero que resuelva «el desorden y el caos» y se fortalezca el proceso de inmunización», para evitar que se cuenten jornadas con 180.000 o 200.000 dosis «sin poner en el congelador».

También pidió al Gobierno andaluz que garantice la vacunación en todos los municipios, con el refuerzo de personal y teniendo en cuenta a la población más vulnerable. Ruiz criticó que «muchas personas no están siendo vacunadas porque tienen que trasladarse 30 kilómetros» a otros municipios, y están convocando a mayores de 80 años «enviando un SMS».

Bendodo pide una desescalada prudente

El consejero de la Presidencia, Administración Pública e Interior, Elías Bendodo, pidió ayer jueves no precipitarse en la desescalada de las restricciones para gestionar la tercera ola de la pandemia, y que comparte el criterio de prudencia del Gobierno central respecto de la Semana Santa, incidiendo en que lo importante es «evitar la cuarta» ola.

De cara a la recuperación económica, «el verano es fundamental» para la Junta de Andalucía, indicó Elías Bendodo, en declaraciones a los periodistas en una comparecencia en Granada.

La comunidad autónoma, dijo, ha iniciado una desescalada de la tercera ola «pero sin bandazos» y que será «firme y segura», manifestó Bendodo, para quien «las empresas tienen que tener un verano lo más normal posible».