La tercera ola de la pandemia ha alcanzado en la provincia de Málaga en las últimas horas mínimos tanto de contagios como de fallecidos con coronavirus. Justo en este momento cierra la provincia sus primeros balances para comparar el alcance respecto a la anterior, con un incremento en ambos indicadores de alrededor del 33%.

La mortalidad en el cómputo de los seis distritos sanitarios malagueños arroja en lo que va de año un total de 669 decesos, frente a los 491 de la segunda ola, que suponen un aumento del 36%. Y los 46.322 positivos confirmados representan un 32,65% más ante los 34.920 que se contabilizaron en el anterior periodo.

La cifra de muertes en la provincia se sitúa en este momento en un total de 1.450. Son ocho las registradas por la Consejería de Salud y Familias desde el pasado viernes. Dos se localizan en Fuengirola (ya lamenta 45) y las otras seis se sitúan en otros tantos municipios: Málaga capital (526 suma), Vélez-Málaga (85), Rincón de la Victoria (35), Torremolinos (30), Antequera (29) y Casares (8).

De los 87.307 positivos acumulados desde febrero del pasado año, 59.090 han superado la enfermedad. Actualmente restan en la lucha contra el virus 26.767 personas. Esos casos activos suponen el 31% de todos los contagiados en la provincia desde hace más de un año. Por distritos sanitarios, el litoral occidental mantiene 11.327 casos activos, por 9.438 del distrito de la capital.

El Valle del Guadalhorce también conserva en los registros de la propia Junta de Andalucía un total de 2.361 casos activos. Le sigue el distrito sanitario de la comarca de la Axarquía, con 1.844, mientras que en la Vega antequerana son 1.553 en este momento. Cierra este recuento, con 119 casos activos, la Serranía de Ronda.