Nació en 1970 en tiempos del general Franco, de la mano del ministro valenciano José Luis Villar-Palasí, y finalizó en 1990 para dejar paso a la LOGSE, con la Democracia consolidada y España en la Unión Europea.

Fue la Educación General Básica, la educación obligatoria hasta los 14 años surgida de una reforma educativa que también trajo al mundo el BUP, el COU, la FP y hasta la UNED.

El Museo Andaluz de la Educación (MAE) de Alhaurín de la Torre, de entrada gratuita, el único en funcionamiento en Andalucía, ha inaugurado la réplica de un aula de la EGB , en su mayoría gracias a donaciones, y así extiende el arco temporal de sus piezas desde mediados del XIX a 1990.

Diapositivas educativas, películas de los 80, una cámara super 8 y uno de los primeros ordenadores de mesa. Tecnología de la época Paula Guardián

«Muchos padres y madres que traían a sus hijos son de esa época y aunque había piezas sueltas, querían ver un aula de la EGB», explica el ingeniero, profesor de la UMA y funcionario de la Diputación, el malagueño José Antonio Mañas, uno de los responsables de que el museo se a una realidad, gracias a su amplísima colección de objetos relacionados con la Educación en España, entre ellos cerca de 900 aparatos científicos.

Pero como resalta, no podía faltar la EGB porque el malagueño Jesús Asensi, otro de los promotores de este museo, fallecido en 2017, fue uno de los ‘padres’ de la Educación General Básica, además de uno de los autores de los libros de lectura ‘Senda’, de la Editorial Santillana, santo y seña de la EGB.

Plantillas de la España física y política, anterior a la llegada de las comunidades autónomas. Paula Guardián

«Lo bonito es que la gente que viene a ver el aula no la conoce por referencias, ha vivido esa época», subraya Manuel López Mestanza, concejal de Cultura de Alhaurín de la Torre, que muestra un libro de Lengua de Lázaro Carreter. «El libro era el mío», apunta.

El aula de la EGB cuenta con pupitres de color verde donados por un colegio de Málaga capital. «Los primeros pupitres de la EGB eran color crema, no verde pero son muy difíciles de conseguir; tenemos algunos en el almacén», explica José Antonio Mañas.

A la clase no le falta un detalle, desde la pantalla para proyecciones en una esquina hasta una foto oficial de los jóvenes Reyes de España Don Juan Carlos y Doña Sofía; el flexo o la silla del profesor, otras dos piezas auténticas, como el diploma de profesora de EGB de Mari Carmen Mestanza, vecina de la Vega de Mestanza.

La exposición cuenta con el ‘Libro Blanco’ de Villar Palasí, con las líneas maestras de la reforma educativa y un folleto de orientaciones pedagógicas para el profesorado.

Y como es una clase, no se olvida de las diapositivas educativas, una importante selección de libros de texto y material escolar, empezando por una cartera de la época -parecida a la que se olvidaba el protagonista del anuncio de los donuts-, una selección del pegamento Imedio, las ceras Plastidecor, el estuche Pelicán - «un lujo para la época», destaca José Antonio Mañas- o las plantillas para dibujar el perfil de la España peninsular, ya fuera con sus principales ríos y montañas o con todas sus regiones, entre ellas las desaparecidas Castilla la Nueva, Castilla la Vieja y León. Y en el apartado del ‘saber enciclopédico’ también está el Libro Gordo de Petete.

Libros de texto, tebeos y cartillas de lectura de Palau en el aula de la EGB del Museo Andaluz de la Educación Paula Guardián

Pero este retorno a la EGB no deja atrás la hora del recreo, por eso se puede contemplar un cubo de Rubik -edición Mundial 82-, una comba, figuras de Barrio Sésamo o un par de álbumes de cromos de Danone -Marco y Don Quijote de La Mancha-, con un sobre de cromos de Marco que, detalla José Antonio Mañas, en internet se vende por 20 euros.

La ruta por la nostalgia también incluye una máquina de escribir Olivetti, modelo Lettera; uno de los primeros ordenadores y un clásico ordenador casero: el Spectrum de Sinclair.

Además, en el aula pueden verse varios modelos anatómicos de la casa Enosa, uno de ellos -por su gran tamaño, en otra parte del museo- un busto completo con toda la musculatura.

Yo fui a la EGB

Tanto el profesor de la UMA como el concejal de Cultura tienen muy presentes el éxito que en España ha tenido en los últimos años la evocación de este periodo educativo, por eso quisieran invitar algún día a impartir una conferencia a los responsables de la página web y de los libros ‘Yo fui a la EGB’.

Además, también tienen en mente «un concierto de la EGB en la finca El Portón, con algún grupo de la época», comenta José Antonio Mañas.

Porque, pese al azote de la pandemia, el MAE abre en la actualidad de lunes a viernes, de 9 a 2 de la tarde y se pueden concertar visitas guiadas reducidas en su web (www.museoandaluzdelaeducacion.es).

El concejal de Cultura de Alhaurín de la Torre, Manuel López Mestanza, contempla un modelo anatómico de los años 70 de la casa Enosa Paula Guardián

Por otro lado, en los próximos meses participarán en el III ciclo de conferencias ‘El MAE se mueve’ la filóloga y catedrática de Lengua Lola Pons (22 de abril), el filósofo Daniel Innenarity (29 de abril) y la periodista Nativel Preciado (10 de junio).

Y como explica Manuel López, este año se celebrará en las instalaciones del MAE el congreso bianual de la Sociedad Española para el Estudio del Patrimonio Educativo, que se iba a celebrar en septiembre del año pasado y hubo de aplazarse.

«Casi seguro que será de forma telemática. Es una pena porque tenían mucho interés en verlo, pero habrá más oportunidades», comenta.

Pero el museo no sólo se amplía en sus actuales instalaciones, las del antiguo Hogar del Productor de calle Ermita, 32. El concejal de Cultura recalca que la intención es extender la colección a la vecina Casa del Conde, donde ya se están realizando las catas arqueológicas. «Es una manera revitalizar el barrio viejo de Alhaurín de la Torre», remarca. Una vuelta a clase por todo lo alto.