Empresas malagueñas

Abonan el pago del transporte escolar de enero y febrero

El retraso en el pago de la Junta ha puesto en jaque a varias empresas malagueñas, en un año en el que se ha desplomado el transporte turístico, según denuncia Apetam

Escolares subiendo a un autobús

Escolares subiendo a un autobús

La Asociación Provincial de Empresarios Transportistas y Agencias de Málaga (Apetam) ha puesto en conocimiento de la Administración que ya están confirmados los ingresos correspondientes a los meses de enero y febrero por los contratos públicos de rutas escolares, unos 2,64 millones de euros.

Los profesionales han acrecentado "el malestar y la tensión por la supervivencia de sus empresas en las últimas semanas; por unos retrasos que han dificultado mucho su labor, y en la que Málaga había sido la provincia más perjudicada de toda Andalucía", han señalado en un comunicado.

"La Agencia de Educación de Andalucía mantenía un ritmo de pago entre 10 y 15 días desde la presentación de la factura y ahora sin ningún tipo de explicación ni de aviso no se ha abonada nada en este año 2021", aseguraba hace unos días la asociación, que recuerda que desplazan cada día a 25.000 alumnos en las 141 rutas escolares que existen.

Apetam y sus asociados han solicitado a la Agencia Pública Andaluza de Educación, Consejería de Educación y consejería de Hacienda de la Junta de Andalucía y todos los órganos implicados en los pagos del transporte escolar en la comunidad, "que activen todos los mecanismos necesarios para que estos retrasos no se vuelvan a producir, ya que pondría en peligro las mínimas esperanzas de recuperación que tiene el sector".

El directivo de Transporte Escolar de Apetam, Antonio Vázquez, ha destacado que "los profesionales se esfuerzan mucho por dar un servicio de gran calidad en el transporte escolar; siendo la gran baza que tiene nuestro sector por la ausencia de turismo y bajada de viajeros en el regular, es fundamental que los contratos se cumplan, sobre todo en la cuestión de los pagos".

"Esperamos que esto no se vuelva a repetir y que se abran nuevas vías de diálogo con la Delegación de la Agencia de Educación en Málaga", ha señalado.

El transporte escolar se ha convertido en una pieza fundamental en esta pandemia para muchas empresas del sector en la provincia de Málaga, ante la ausencia de turismo y esperan "sea la gran esperanza para afianzar la recuperación y volver con fuerza cuando se regenere la industria turística".

El transporte discrecional en Andalucía, que ha sido uno de los más castigados por la crisis, acumulando una caída del 85 por ciento en 2020 con seis millones de viajeros, frente a los casi 33 millones de 2019.

Málaga, como ciudad y provincia turística por excelencia, no ha sido ajena a estos desplomes. En este sentido, y entre las principales demandas que hace Apetam para la subsistencia del sector, se encuentran el impulso de nuevas fórmulas de financiación, un nuevo fondo de compensación para que las administraciones puedan equilibrar el déficit generado por los servicios de transporte en autobús en 2021, junto con programas de ayudas directas que garanticen la continuidad del sector.