Los últimos datos ofrecidos por el Ministerio de Sanidad sobre la evaluación del impacto que el Covid-19 provoca en cada territorio de nuestro país y que sirven para elaborar un mapa de riesgo (la incidencia a 7 y 14 días, el porcentaje de positividad de pruebas PCR y test de antígenos, el porcentaje de camas UCI y de agudos, los casos con trazabilidad y las incidencias a 7 y 14 días de los mayores de 65 años), indican que la provincia de Málaga se encuentra tras la primera semana de abril (momento en que se cerró esta estadística) en Alerta 1 (riesgo bajo). Para cada indicador analizado se establecen umbrales para determinar si el riesgo es bajo (1), medio (2), alto (3) o muy alto (4) que determinan actuaciones proporcionales al nivel de riesgo de transmisión del virus y adaptables según la situación y el contexto de cada territorio.

A pesar de que la tendencia en Andalucía tras la Semana Santa nos ofrece un ligero repunte de los casos, aspecto este que ha provocado que el consejero de Salud, Jesús Aguirre, avanzara ayer que los meses de abril y mayo «serán duros y complicados», con subida de ingresos hospitalarios y en UCI, aunque espera que en junio «se alcance un nivel óptimo en la situación epidemiológica que permita reactivar la economía», la situación de Málaga, según los datos ofrecidos por Sanidad, es la mejor de Andalucía. Es la única provincia que se sitúa en el escalafón más bajo de alerta, el uno (la comunidad andaluza está en Alerta 2, al igual que las provincias de Cádiz, Huelva y Jaén; Almería, Córdoba y Sevilla están en Alerta 3 y Granada tiene el nivel más alto de alerta, el 4).

La mejor incidencia acumulada

Málaga, además, es una de las 14 provincias españolas que se sitúa en este nivel bajo de alarma, destacando en esta lista provincias de comunidades autónomas con una incidencia acumulada muy baja en las últimas semanas como son la Comunidad Valenciana (que coloca a sus tres provincias, Alicante, Castellón y Valencia); Galicia (con A Coruña, Ourense y Pontevedra), o Castilla y León, con Zamora y Salamanca. Murcia, Albacete, Teruel, Badajoz y la Isla de Mallorca completan esta nómina de lugares con bajo riesgo. Hay que indicar que las provincias de Cuenca y Lugo y las islas de El Hierro y Menorca son los territorios de nuestro país que ofrecen mejores indicadores Covid, tal es así, que Sanidad los cataloga fuera de los cuatro niveles de alerta, indicando de ellos que son provincias que conforman la exclusiva categoría compatible con una situación de nueva normalidad.

Bien en ocupación de camas, mal en trazabilidad

El tanto por ciento de casos positivos en las pruebas para detectar el coronavirus, PCR y antígenos, es otro de los parámetros que establece Sanidad para elaborar su informe. En nuestra provincia, esa cifra alcanza los 7,3 casos positivos por cada 100 pruebas realizadas, por debajo de la media andaluza, que asciende a 10,2 positivos. En esta estadística, Málaga se encuentra en una posición que se acerca a la media del país, 7,4 positivos por cada 100 pruebas realizadas, solo una décima por debajo de la cifra malagueña. Siguiendo con los indicadores, otro muy esclarecedor es el porcentaje de ocupación de camas de agudos y de UCI, que ofrecen unos datos del 4,9 y 7,6 por ciento respectivamente, alejados del 6,5 y sobre todo, del casi 15 por ciento de camas UCI ocupadas por pacientes con coronavirus dentro de la sanidad andaluza, donde Huelva, con tan solo 4,1 por ciento de sus camas UCI ocupadas, lidera el ranking andaluz. Uno de los indicadores en los que Málaga debe mejorar es en el de la trazabilidad de sus casos positivos, es decir, saber cuál es el origen, el foco de contagio de ese positivo. La cifra malagueña no llega al 50% (48,1), cuando la media del país en este concepto se encuentra rondando el 67%. De hecho, de todas las provincias que se encuentran en Riesgo 1, Málaga es la que peor dato ofrece. La media de trazabilidad de estas provincias con riesgo 1 sobrepasa el 75%, 25 puntos más que el conjunto de nuestra provincia. A pesar del mal dato en la estadística nacional, Málaga es la tercera provincia andaluza en trazabilidad, solo superada por las provincias de Huelva (53,2%) y de Jaén (59,6).

Otros indicadores sitúan la incidencia acumulada por cada 100.000 habitantes a 14 días en 105,2 casos en Málaga, muy por debajo de la media de la región andaluza (180,8), una cifra que está experimentado también un repunte tras la Semana Santa y que podría alcanzar los 250 casos en los próximos días, y de la media nacional (189,2), volviéndose a situar la provincia malagueña en el ranking junto al grupo de provincias que forman el pelotón de lugares con menor riesgo. Por otro lado, la incidencia a 7 días presenta un dato de 52,8 casos, decimoquinto mejor registro nacional y otra vez, mejor dato si hablamos de Andalucía (media de 94,2 en la región).