La erupción del volcán La Soufrière, ubicado en la isla caribeña de San Vicente y las Granadinas, el pasado viernes 9 abril llegará a rozar a la provincia de Málaga y todo el sur penínsular, además de las islas Canarias, a través de una nube de dióxido de azufre que se difuminará en su trayectoria hacia el archipiélago de Cabo Verde, hacia donde se dirige.

En el caso de Málaga, esa nube llegará mañana propulsada por la borrasca que entra este miércoles y que provocará un descenso de temperaturas y precipitaciones generalizadas hasta el viernes al mediodía.

Según el director del Centro Meteotrológico de la Aemet en Málaga, José María Sánchez, es esa perturbación ciclónica que irrumpirá mañana la responsable de que la nube de dióxido de azufre llegue a la provincia, eso sí, sin ningún tipo de riesgo para la salud ya que se moverá a una altura muy elevada.

"Realmente va dirigida al norte de África por vientos del oeste pero en un momento dado como tenemos esa vaguada, nos va a meter un poco de esa pluma volcánica hacia la península", explica José María. "Su reflejo en superficie es un pronóstico que no existe prácticamente. A partir de media troposfera, a partir de los 5 kilómetros para abajo prácticamente no hay señales".

De hecho, según el meteorólogo, estas erupciones volcánicas pueden afectar principlamente a las zonas de navegación aérea y para ello es preciso la vigilancia atmosférica de la que es responsable la Aemet.

"Si la nube de ceniza, que es distinta a la de dióxido de azufre que es la que se piensa que va a llegar a la península, afectara a una de las zonas aérea españolas entonces sí habría una emisión de aviso para los aviones puesto que a partir de ciertas concentraciones pueden afectar a los motores de las aeronaves". En este sentido, el director del Centro Meteorológico de Málaga sostiene que "no hay un peligro evidente" ya que no parece que va a afectar.

En cuanto a la ciudadanía, esta nube no supondrá ningún riesgo ya que el dióxido de azufre, según Sánchez, es dañino en altas concentraciones y asegura que no habrá mucha más exposición a este compuesto que la habitual en esta zona por estar expuesta al tránsito diario de los barcos.

"Vamos a tener los mismos riesgos que tenemos habitualmente, que no son grandes pero ciertamente la ruta marítima que pasa por el Estrecho y pasa por el Canal de Suez es una forma de contaminación por dióxido de azufre en superficie que seguramente afectaría más que los efectos del volcán", aclara.

Precipitaciones a partir de mañana

Te puede interesar:

En cuanto al pronóstico para esta semana, se espera que a partir de mañana predominen los cielos nubosos y con precipitaciones que se extenderán hasta el viernes al menos hasta el mediodía. Por otro lado, se registrará un descenso en las temperaturas aunque no muy acusado, ya que en la capital se espera que la máxima se mantenga entre los 17 y los 18 grados.

José María Sánchez no descarta que esa borrasca traiga consigo cierta calima, ese fenómeno meteorológico que viene acompañado de pequeñas partículas de polvo y arena en suspensión y que ocurre frecuentemente en Málaga. "Es probable que se vean cielos blanquecinos propios de la nube de polvo que es propia del desierto".